Obituarios

Obituario: Lady Moyra Campbell, dama de honor en la coronación de Isabel II

Hace casi 68 años, la hija del marqués de Hamilton que caminó por el pasillo de la Abadía de Westminster detrás de la joven reina como una de las seis damas de honor.

Hace 67 años, la hija del marqués de Hamilton que caminó por el pasillo de la Abadía de Westminster detrás de la joven reina como una de las seis damas de honor.

Unos meses antes de la coronación de la reina Isabel II, en 1953, el decimosexto duque de Norfolk envió cartas a seis afortunadas jóvenes de la alta nobleza. El duque era el conde Marshal, el funcionario encargado de organizar todas las grandes ocasiones estatales, y las cartas invitaban a las jóvenes a servir como damas de honor. Siguiendo la tradición iniciada por la reina Victoria, las damas tenían que ser hijas de duques, marqueses y condes, solteras y vírgenes, y tenían entre 17 y 23 años.

La coronación de Victoria en 1837 no se ensayó adecuadamente y, aunque ella no se dio cuenta, casi se sumió en el caos cuando sus damas de honor tropezaron con sus propios mantos y fueron regañadas por la Mistress of the Robes, una dama mayor a cargo de las jóvenes, por no mantener el paso correctamente. En 1953, para una ceremonia de coronación que sería grabada para ser vista por millones de personas de todo el mundo por TV y cine, no se tomarían tales riesgos.

Lady Moyra, primera desde la izquierda.

Meses de ensayos, pruebas con el modista real Norman Hartnell y mucha cobertura mediática precedieron al día en que, el 2 de junio, dos de las chicas, Lady Rosemary Spencer-Churchill y Lady Jane Vane-Tempest-Stewart, viajaron en el carruaje detrás del de la rein, mientras que las demás, Lady Anne Coke, Lady Mary Baillie-Hamilton, Lady Moyra Hamilton y Lady Jane Heathcote-Drummond-Willoughby, esperaban su llegada en la Abadía de Westminster.

Su tarea, además de verse jóvenes, hermosas y radiantes, era llevar el manto de la reina, tan pesado que no podía moverse sin ellas. Se había construido un anexo a la Abadía donde las cuatro damas que participaban en la procesión pero que no viajaron en el carruaje pudieron tomar café y escuchar los comentarios de la radio sobre la procesión de la reina -entonces de 27 años- desde el Palacio de Buckingham. Después de la ceremonia, las jóvenes fueron al Palacio para ser fotografiadas por el renombrado Cecil Beaton y aparecieron en el balcón junto a la familia real. La foto con sus damas ha sido recreada este año por orden de la Reina y se verá públicamente por primera vez en el aniversario de la Coronación.

Lady Moyra Hamilton, hija del marqués de Hamilton, más tarde cuarto duque de Abercorn, tenía 22 años cuando fue llamada a disfrutar de semejante honor. Se estaba quedando con unos primos en Gloucestershire cuando llegó la invitación a su casa en el condado de Tyrone. “Me encontré con el duque de Norfolk en una noche de recaudación de fondos y me dijo: ¿Has recibido una carta mía? Me desmayé de asombro y llamé a casa, lo que solo hacía en caso de emergencia”, contó mucho después, cuando ya estaba casada con el distinguido oficial naval Peter Campbell y vivía en Irlanda del Norte con dos hijos.

La primera prueba con el modisto Hartnell fue en enero de 1953: “Los vestidos se hicieron increíblemente rápido; las costureras debieron quedarse despiertas toda la noche”, relató Lady Moyra. Ella pasó la noche anterior a la coronación con sus abuelos en Mount Street, en el barrio londinense de Mayfair. “Mi abuela preparó un desayuno caliente. Nos subimos a un coche enviado desde Royal Mews a la Abadía a las 8 de la mañana. Fue una experiencia humillante ver a todas las multitudes que habían estado esperando toda la noche bajo la lluvia”, relató Moyra.

Según recuerda, ella y sus compañeras estuvieron de pie durante tres horas y la ceremonia transcurrió con extrema puntualidad. El joven duque de Kent miró su reloj y le dijo a su madre: “¡Justo a tiempo!” mientras salía de la Abadía después del servicio. “Podías sentir la historia de las antiguas murallas, la expectativa de la vasta congregación y sabías que la audiencia de televisión estaba sobre nosotros. En medio de todo esto estaba la completa compostura de la Reina, haciendo su solemne promesa”, recordó.

“Tuve mucha suerte de que me invitaran a ser una de las damas de honor para llevar el manto de la Reina”, dijo la aristócrata recordando ese día. Lady Moyra, que pasó sus últimos años de vida en Randalstown, dijo que fue uno de los “días más emocionantes de su vida”. “La televisión lo convirtió en un acontecimiento mundial. Sentías que todos estaban allí y con esta jovencita que estaba haciendo estas promesas increíblemente solemnes que ha cumplido con la máxima gracia e integridad durante 60 años”, dijo.

“Hubo muchos momentos destacados”, dijo a la BBC. “La increíble sensación en la Abadía; la increíble oración en todo momento y la vista de todas esas multitudes que habían estado esperando en un clima espantoso toda la noche; algunos de ellos habían estado allí durante la noche, otros habían estado allí desde temprano un día antes. Llovía a cántaros y, sin embargo, había un sentimiento de alegría y la abadía estaba llena de gente de todo el mundo”.

“Aproximadamente a la mitad de la ceremonia, se permitió la entrada al príncipe Carlos y escuchamos su vocecita haciendo preguntas a la reina madre. Después, en la fiesta, quería que oliésemos el aceite capilar de su padre en su cabello”, contó Lady Moyra. Más tarde, se fue a su casa para cambiarse y salió a la avenida The Mall con un primo que había resultado herido en la guerra de la que Gran Bretaña aún se estaba recuperando. La alegría en la calle tan poco tiempo después de esos años oscuros parecía “el amanecer de una nueva era”, recordó.

Lady Moyra Campbell, de 80 años murió el pasado 8 de noviembre.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.