Carta inédita revela molestia del príncipe Felipe hacia Nueva Zelanda por tratar a maoríes como “mascotas domésticas”


Después de que la reina Isabel II de Gran Bretaña y el príncipe Felipe visitaran Nueva Zelanda en 1953 y 1954, el consorte hizo impresionantes comentarios sobre la relación de Nueva Zelanda con los habitantes maoríes.

“Los neozelandeses parecen considerar [a los maoríes] en algún lugar entre las piezas de museo y las mascotas domésticas”, escribió en una carta fechada el 8 de marzo de 1954 al político australiano Sir Harold Hartley. “No parece haber una política oficial para ellos que sea en absoluto ilustrada”, se quejó el duque de Edimburgo.

En una carta descubierta recientemente y que será subastada próximamente, el príncipe Felipe comentó que no había un liderazgo maorí adecuado y que el batallón maorí disuelto habría sido una “tremenda influencia para el bien y los medios para mantener vivo el orgullo maorí”, informó el New Zeland Herald.

Paul Spoonley, profesor de la Universidad de Massey dijo que los comentarios del príncipe simplemente reflejan los de un gobernante colonial que miraba desde fuera. “Fueron francos, dijo, pero también bastante perspicaces”. “La idea de que de alguna manera los maoríes fueran algo así como piezas de museo es en realidad bastante perspicaz”, dijo. “Se equivoca al pensar que faltaba el liderazgo maorí, porque, por supuesto, todos estos líderes del batallón maorí estaban presentes y desempeñaban un papel muy importante”, agregó.

La gira real de 1954 comenzó en Auckland y la pareja atravesó gran parte del país. Cruzaron la Isla Norte, viajaron hasta la Costa Oeste en la Isla Sur y se fueron después de visitar Invercargill y Bluff. Isabel II (entonces de 28 años) y Felipe (de 33) visitaron 46 localidades y asistieron a 110 funciones.

La gira real, aunque no se centró en la cultura maorí, se utilizó como una forma de mostrar al mundo que Nueva Zelanda tenía las “mejores relaciones raciales del mundo” y que los maoríes participaban plenamente en el estilo de vida británico del país, según New Zealand History. Durante la visita a Waitangi, después de ver los bailes “poi” y el “haka”, la reina dijo: “Me alegra ver cómo las dos razas viven y trabajan juntas como un solo pueblo en Nueva Zelanda”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.