El trato de la princesa Ana con la gente común, un dolor de cabeza para funcionarios del palacio


Lo reconoció su exsecretario privado, Sir Nicholas Wright, quien explicó en un documental que no todos en el Palacio de Buckingham ven con buenos ojos el trato de la princesa en las ceremonias de investidura.

A la princesa Ana de Inglaterra, que participa cada vez en las ceremonias de investiduras y entrega de honores a ciudadanos en nombre de la reina Isabel II, le gusta pasar una buena cantidad de tiempo con cada destinatario, sobre todos los cuales ha investigado y memorizado información, lo que significa que sus investiduras pueden durar bastante tiempo, para preocupación de los funcionarios de la casa real.

Su exsecretario privado, el capitán Sir Nicholas Wright, explicó en el documental de ITV que no todos en el Palacio de Buckingham ven con buenos ojos la cercanía de la princesa real con la gente común que es condecorada por sus servicios a la sociedad británica.

“Algunas de las autoridades del Palacio piensan que las investiduras de Ana se prolongaron un poco. Pero ella les dio una enorme alegría y orgullo a los destinatarios”, explicó.

Debido a que la princesa ocupa más tiempo en dialogar con los condecorados, los funcionarios de la corte británica tuvieron que ajustar el número de personas que asisnten a estos eventos. “A la Princesa Real le gusta pasar una buena parte del tiempo hablando con cada destinatario. Ella es muy buena en eso, así que adaptamos los números en consecuencia”, dijo una persona de la casa real.

“Ella hace su tarea con su personal en cada persona para que conozca su historia de fondo y recuerde a cada uno a medida que surgen. Ella es excepcional en eso”, agregó.

Las condecoraciones anuales a los ciudadanos que hayan hecho aportes valiosos a la sociedad británica son parte esencial de la monarquía británica. Las investiduras, que se realizan en el Palacio de Buckingham y el Castillo de Hollyrood House (Edimburgo) son realmente importantes para quienes asisten porque es la reina, en colaboración con el Gobierno, quien decide premiar sus años de arduo trabajo y dedicación a sus diversas causas.

En el caso de la princesa real, los destinatarios generalmente están muy contentos de que ella se haya tomado el tiempo para informarse sobre su trabajo y haya pasado ese tiempo extra con ellos.

“Era encantadora. Realmente mantiene una conversación contigo, porque estaba realmente preocupado por qué decir. Y ella también sabe de ti, me preguntó si prefiero estar frente a la cámara o detrás. ¡Ella sabía mucho sobre todo mi trabajo!”, dijo la periodista Brenda Emmanus, que en 2019 recibió la Orden del Imperio Británico por sus servicios a la radiodifusión y la diversidad.

Sin embargo, hay ciertos desafíos que conlleva dirigir esas ceremonia, reconoció la princesa. Debido a que ha estado recorriendo el mundo durante más de 50 años abriendo hospitales, visitando organizaciones benéficas y asistiendo a eventos, Ana conoció a miles de personas y no se puede esperar que las recuerde a todas. “Hablar de ‘nos hemos conocido antes’, eso sucede más veces de lo que me gustaría pensar”, dijo la princesa.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.