Álbumes de la emperatriz Sissi revelan a una pionera del coleccionismo fotográfico


Las fotos recopiladas por Isabel de Austria se exhiben en una exposición en Alemania, arrojando una nueva luz sobre su personaje.

La emperatriz austriaca Isabel (“Sissi”) fue una celebridad del siglo XIX. Pero a ella no le gustaba estar en público en absoluto. Cuando los paparazzi estaban cerca, sostenía un abanico frente a su cara: “Soy muy reacia a que me fotografíen”, enfatizó. Por otro lado, ella misma era una apasionada coleccionista de retratos, como muestra una exposición en la ciudad alemana de Colonia.

La emperatriz recopiló alrededor de 2.500 fotografías, alrededor de 2.000 guardadas en 18 álbumes que fueron subastados en 1978 y hoy son propiedad del Museo Ludwig de Colonia. Ahora se pueden ver en una pequeña pero muy interesante exposición “Sissi privada. Los álbumes de fotos de la emperatriz”, que estará abierta hasta el 21 de febrero.

La curadora Miriam Szwast considera los álbumes como un “diario visual”, comparable a los poemas que Sissi escribió unos 20 años después. Ella no solo pegó las fotografías en los álbumes, sino que las seleccionó y organizó cuidadosamente. Puso fotos de nobles al lado de los artistas del circo, a los perros al lado de los emperadores y, como en la vida real, dejó que su hermana aparezca como un doble. Mostró actrices con disfraces de hombre o inflando sus faldas coquetamente, pero apenas hay fotos de ella misma.

¿Quién fue la verdadera Sisi?

En el verano de 1853, la princesa Isabel de Baviera fue invitada al cumpleaños número 23 del emperador Francisco José, gobernante del imperio Habsburgo. Para el joven monarca, fue amor a primera vista, y su matrimonio se acordó rápidamente. Juntos, gobernaron uno de los imperios más poderosos de Europa.

Como figura histórica, la emperatriz del siglo XIX se convirtió en una leyenda y un símbolo. Ella representó un anhelo común de romper con los grilletes de la vida cotidiana para convertirse en alguien espectacular. Pero este mito no hablaba exactamente de su personaje real. La emperatriz también era una persona egoísta y caprichosa.

Nacida en 1837, la joven princesa fue la cuarta de 10 hijos del duque Maximiliano y su esposa Ludovika de Baviera. Pasó su infancia en Munich y el cercano lago Starnberg antes de convertirse en emperatriz a través de su matrimonio a la temprana edad de 16 años.

Sin embargo, convertirse en emperatriz y mudarse a Viena no fue exactamente un sueño hecho realidad para la adolescente. Solo dos semanas después de su matrimonio, se refirió a su nuevo hogar como un “calabozo”. Su esposo no pudo dedicarse a su vida privada: estaba ocupado lidiando con las derrotas militares y el proceso de transformación del imperio en dos monarquías constitucionales: Austria y Hungría.

Creando su propia colección de fotos

Sissi tuvo tres hijas y un hijo. Sin embargo, estaba profundamente descontenta con la vida en la corte y plagada de problemas de salud, muchos de los cuales se pensaba que eran psicosomáticos. En busca de un respiro, la emperatriz huyó de su familia y Viena y viajó por Europa, viviendo en Venecia, Madeira y Corfú, donde pudo relajarse y recuperarse; más tarde construyó un palacio opulento allí y pasó gran parte de su tiempo aprendiendo griego, dando paseos y viendo amigos.

Fue durante su estancia en el extranjero cuando comenzó su colección de fotografías , que ahora se exhibe en el Museo Ludwig de Colonia. Entre las imágenes mostradas se encuentran tres de los llamados “álbumes de belleza”, encuadernados en cuero fino. En ellos, Sissi recopiló fotografías de mujeres para estudiar su apariencia.

Estoy creando un álbum de belleza y ahora colecciono fotografías para él, solo de mujeres“, le escribió a su cuñado, el archiduque Luis Víctor, en la década de 1860. “Cualquier cara bonita que puedas reunir en Angerer’s u otros fotógrafos, te pido que me envíes”. La emperatriz, a quien se consideraba convencionalmente hermosa, estaba fascinada por la interacción de ver y ser vista.

Pionera del coleccionismo fotográfico

El Museo Ludwig posee 18 de los álbumes de fotos de la emperatriz, que constan de unas 2.000 fotografías. La exposición de Colonia muestra una muestra de ellos, incluyendo imágenes de Sisi con sus perros o escenas de su vida familiar. También recopiló fotografías de artistas y actrices que tenían una mala reputación en la sociedad real en ese momento.

En cierto sentido, la emperatriz Isabel puede considerarse una pionera cuando se trata de recopilar fotografías. Después de todo, el medio era completamente nuevo, ya que fue presentado oficialmente en 1839 por el pintor francés Louis Daguerre.

No fue hasta finales del siglo XIX que la fotografía se convirtió en un medio aceptado. A través de las fotos expuestas, los visitantes de la exposición en Colonia descubrirán un lado de la emperatriz que era “mucho más moderno y mucho más emancipado, mucho más afilado, mucho más salvaje de lo que podríamos imaginar”, según el comisaria de la exposición, Miriam Szwast.

La muerte de una emperatriz

Al crear estos álbumes de fotos, la emperatriz Isabel “creó un segmento de la sociedad que era de su gusto y se rodeó de personas en las imágenes que le interesaban”, explica Szwast a la DEUTSCHE WELLE. También usó la colección para enfatizar su propia belleza, que fue tanto un deleite como una maldición.

Si bien, según los informes, tenía un régimen de belleza diario prolongado, que incluía cuidar su cabello largo y rizado durante horas, también se sentía sofocada por su apariencia y las demandas de la sociedad. “Para ella, la ropa fina que usaba en las ocasiones oficiales se sentía como un disfraz: hablaba de estar ‘atada'”, dice Szwast.

La princesa rebelde también se tatuó un ancla en el hombro en 1888, que simbolizaba su gran amor por el mar. En sus últimos años, también escribió poesía y se inspiró en el poeta y pensador político radical alemán Heinrich Heine .

Cuando su hijo el archidque heredero Rodolfo se suicidó en 1889, la emperatriz se resignó a vestirse solo de negro y se hundió aún más en la depresión que la había acosado durante mucho tiempo. En 1898 fue asesinada por un anarquista italiano mientras se encontraba en Ginebra. Murió a los 60 años, habiendo pasado 44 años en el trono.

La exposición de Colonia vuelve a poner en primer plano las facetas más oscuras de su vida, liberando de su kitsch la imagen eternamente bella y melancólica que tenemos de la emperatriz. El resultado es una mujer moderna con gusto por el arte contemporáneo.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.