Obituario: Azim de Brunei, el príncipe oriental que se rindió al esplendor de Occidente


Después de menos de una semana de entrenamiento de oficiales en Sandhurst, quedó claro que el príncipe no estaba hecho para una carrera en el ejército británico.

El hijo del sultán estuvo dispuesto a usar su riqueza y posición para promover buenas causas en Gran Bretaña y en otros lugares, incluidas la Fundación Make-a-Wish y Fashion For Relief.

El hijo de uno de los hombres más ricos del mundo, el príncipe Abdul Azim Bolkiah, dejó el impresionante palacio real de Brunei para encontrar su propio destino mientras utilizaba su propia fortuna, estimada en $ 5.000 millones, para fundar una compañía cinematográfica, hacer obras de caridad y organizar lujosas fiestas a las que asistían amigos top y celebridades como Rachel Welsh, Naomi Campbell, Pamela Anderson, Janet Jackson y Mariah Carey.

El pasado sábado falleció a los 38 años por causas que no fueron informadas oficialmente y fue sepultado en el mausoleo real de la Dinastía Bolkiah, que ha provisto de sultanes absolutistas desde el siglo XVIII. Nacido en Bandar Seri Begawan el 29 de julio de 1982, Abdul Azim Bolkiah ocupaba el cuarto lugar en la línea de sucesión al trono de su pequeño pero rico sultanato y era el segundo hijo del sultán Haji Hassanal Bolkiah (coronado en 1967) y de su esposa principal, Haja Mariam.

A Azim nunca le faltó nada. La familia real de Brunei ocupa muchos puestos en el gobierno, y el sultán ha acumulado títulos, propiedades en el extranjero, bienes de lujo y riqueza que se estima en más de US$ 28.000 millones. Brunei es una monarquía absoluta y la familia real es rica debido a los recursos naturales, en particular a las reservas de petróleo. A cambio, los ciudadanos disfrutan de no pagar impuestos ni por los servicios esenciales, cortesía del sultán.

Durante muchos años, su tío, el príncipe Jefri Bolkiah, había sido el “playboy” de la familia real, famoso por su amor por los coches rápidos y por las fiestas a bordo del yate a motor que había bautizado “Tits” (Tetas). Para cuando Jefri fue llamado al orden y se le suplicó llevar una vida más tranquila, la siguiente generación estaba comenzando a aprender las costumbres del mundo. En el caso del Príncipe Azim, esto comenzó en la escuela pública de Berkshire, Leighton Park, por lo que su padre tomó cartas en el asunto.

El sultán deseaba que su segundo hijo evitara las mismas tentaciones que su propio hermano menor y lo envió a la Academia Militar de Sandhurst (Reino Unido) con las esperanzas de que pudiera seguir a su hermano mayor, el príncipe heredero Billah. Sin embargo, Azim solo soportó la disciplina militar una semana y abandonó el lugar para inscribirse en la Universidad de Oxford Brookes y estudiar política y relaciones internacionales.

Su gran ambición era triunfar como productor de cine, en cuyo sentido disfrutó de cierto éxito bajo su nombre industrial, Azim Bolkiah. Entre otras cosas, se desempeñó como productor en varias películas como “You’re Not You” de 2014 con Hilary Swank, “The Time of Their Lives” con Joan Collings y The Happy Prince”, que retrata la amarga historia de amor gay de Rupert Everett, protagonizada por Emily Watson y Colin Firth.

Azim pasó gran parte de su tiempo en la mansión de la familia en Londres en los jardines del palacio de Kensington, pronto resurgió ante el público como el diseñador de bolsos unisex para la marca de moda de lujo MCM, cuyas ganancias se destinaron a la fundación benéfica Make-A-Wish en Gran Bretaña para niños críticamente enfermos. El primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, dijo en un comunicado que el príncipe Azim “era conocido por su espíritu amable y generoso, y por su dedicación a causas benéficas, educativas y juveniles”.

Azim murió en su tierra natal después de un enfermedad que la corte de Brunei silenció. Después de las oraciones en el extenso complejo real fuera de la capital, Bandar Seri Begawan, fue enterrado el mismo día, según la costumbre islámica. A su funeral asistió su familia inmediata, pero no la deslumbrante constelación de socios que había llegado a considerar como amigos. Tal era el ambiente en el que Azim fue más feliz, aunque no era un mundo que encontrara la aprobación de su familia, gobernante de un sultanato islámico cada vez más conservador.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.