El palacio dijo “no”: príncipe Andrés no retomará funciones oficiales hasta que limpie su nombre


La casa real negó a las informaciones sobre el retorno del duque de York, asediado por el caso de pedofilia de Jeffrey Epstein, a las funciones públicas el próximo año.

El príncipe británico Andrés, duque de York, no podría volver a la vida pública a menos que “limpie” su nombre, dijeron fuentes del Palacio de Buckingham después de que distintos medios británicos dijeran que el tercer hijo de la reina Isabel II había comenzado conversaciones informales con la Casa Real para retomar sus actividades oficiales.

“El duque, de 60 años, se retiró de los deberes reales oficiales en noviembre pasado, luego de una desastrosa entrevista de Newsnight sobre su amistad con Jeffrey Epstein, el pedófilo convicto. Sin embargo, los conocedores han dejado en claro durante mucho tiempo que está desesperado por reconstruir su reputación e incluso había puesto sus esperanzas en una ‘exoneración completa’”, dijo el diario The Guardian.

El periódico cita a una persona cercana al príncipe Andrés que reconoce que, si bien sabe que no puede “seguir con normalidad”, el príncipe tiene algunos “pensamientos claros” sobre su futuro papel dentro de la monarquía británica. “Está pensando en cómo servir mejor a su país y trabajará con su familia, asesores y partes interesadas sobre cómo será”, dijo la persona. El príncipe “es muy sensible al estado de ánimo del público y muy consciente de que el público es el actor más importante”.

Asuntos todavía sin resolver

The Telegraph afirma que el príncipe “siente que cuenta con el apoyo de la familia, mucho, incluidos todos sus hermanos y sus padres”. Pero el Palacio de Buckingham dejó en claro que, si bien los miembros de la familia lo apoyan en privado, solo se podría considerar un regreso a cualquier forma de función pública si ya no se ve ensombrecido por su vínculo con Jeffrey Epstein.

Un asistente real de alto rango elogió al duque por el “nivel de madurez” que había mostrado al lidiar con las consecuencias hasta el momento, aceptando, por ejemplo, que no podía aparecer en las fotografías oficiales de la boda de su hija, la princesa Beatriz o asistir al Cenotafio el próximo mes. el Domingo de la Memoria.

“El duque sigue siendo un hijo, un hermano, parte de la familia y no ha sido expulsado”, dijo la fuente citada por Telegraph. “Sin embargo, cuando dio un paso atrás en su papel público ‘para el futuro previsible’ en noviembre pasado, fue por controversias sobre su relación con Jeffrey Epstein y no se han resuelto en absoluto. En un mundo ideal, a la familia le encantaría ver que algo cambie, pero la dura realidad es que primero hay muchos obstáculos que superar”.

El príncipe, de 60 años, se convirtió en una persona de interés en la investigación del FBI sobre la red internacional de abuso y tráfico sexual de Epstein en parte debido al testimonio de Virginia Giuffre. La mujer, ahora de 36 años, afirma que fue obligada a tener relaciones sexuales con Andrés en la casa de Ghislaine Maxwell en Londres, a principios de 2001, cuando tenía 17 años.

Si bien Andrés negó categóricamente las acusaciones, una foto en la que posa al lado de una joven Giuffre, con el brazo alrededor de su cintura, demuestra que, al menos, se conocían. Además, numerosos artículos que datan de principios de los años 2000 describen al detalle la cercana amistad del hijo de la reina Isabell II con Epstein y Maxwell. Es el caso de un reportaje —ahora eliminado— del Evening Standard del 22 de enero de 2001.

En el artículo sobre el “comportamiento errático” del príncipe Andrés tras su divorcio se habla, en particular, sobre sus nuevos amigos: Maxwell y Epstein. “El año pasado, Andrés se tomó ocho vacaciones distintas con Ghislaine: en Gran Bretaña, Estados Unidos y Tailandia”, detallaba diario en aquella ocasión, antes de agregar que Maxwell había sido quien presentó a Epstein con Andrés y que el magnate estuvo presente en cinco de los viajes mencionados. El duque siempre ha negado enérgicamente las acusaciones.

“Las recientes informaciones sobre un posible regreso a la vida pública no podrían haber surgido en peor momento”, dijo la periodista británica Victoria Howard. Ocurrieron “solo días después de que se revelara la deposición legal de su amiga Ghislaine Maxwell, lo que arrojó nuevas preguntas sobre su amistad con Epstein y las acusaciones de que se acostó con Virginia Roberts Giuffre, cuando tenía 17 años”. La semana pasada, en la transcripción de su declaración ante el juez, se supo que Maxwell defendió al duque de York calificando a la denunciante Roberts Giuffre de “mentirosa”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.