El rey de cristal: el trágico “Baile de los Ardientes” volvió loco a Carlos VI de Francia


Comenzó su reinado a los 11 años de edad, bajo el apodo de “el Bien Amado” y o terminó como “El Loco”, encerrado bajo llave en un castillo.

El rey Carlos VI de Francia (1368-1422) comenzó su reinado a los 11 años de edad, bajo el apodo de “el Bien Amado” y lo terminó como “El Loco”, encerrado bajo llave en un castillo y aullando como un lobo. El rey demostró los primeros síntomas de su locura siendo muy joven, a la edad de 25 años, después de que un gran amigo suyo casi fuera asesinado, y su estado se agravó después de que casi perdiera la vida en el famoso “Baile de los Ardientes” en 1393.

Su esposa, Isabel de Baviera, había organizó una gran fiesta para celebrar el matrimonio de una de sus damas. Carlos VI y otros cinco caballeros bailaron encadenados. Pero sus disfraces estaban envueltos en cera resinosa y, al acercarse a unas antorchas, uno de ellos se prendió fuego. Mientras la duquesa de Berry salvó la vida del rey escondiéndolo bajo su amplia falda, cuatro de los otros caballeros murieron carbonizados en el acto.

Aquella dramática noche trastornó al rey, quien empezó entonces a manifestar paranoia y miedo a morir en medio de grandes escándalos. Encerrado en su palacio, el rey se mostraba furioso con quienes lo rodeaban, no se cambiaba de ropa ni se dejaba afeitar y descuidó su higiene personal de tal forma que los sirvientes tenían que arrastrarlo a la bañera y cortar sus ropas para vestirlo nuevamente. La mayor parte del tiempo lo pasaba inmóvil en su cuarto, porque afirmaba estar hecho de un frágil cristal y que podría romperse.

Si alguien osaba tocarlo, Carlos VI estallaba en gritos espantosos y, por unos instantes, nadie podía controlarlo. Otras veces, no podía recordar su propio nombre (solía decir que se llamaba “Jorge”), arremetía con rabia contra los muebles, la vajilla y las puertas y no re-conocía a sus hijos ni a su esposa: “¿Quién es esa mujer que obsesiona mi visión?”, preguntaba al ver a la reina. Solamente reconocía a su hermano y a su cuñada, Valentina Visconti, quien fue expulsada de la corte acusada de haber “hechizado” al rey.

¿Cuál era la enfemedad que afectó al rey francés? La historiadora Vivian Green menciona la posibilidad del “mal caliente”. “Lo más probable es que el calor excesivo del verano haya originado en Carlos un ataque de hipertermia o golpe de calor, que a veces daña las funciones cerebrales. Sea cual fuere la dolencia, no era del todo irreversible, porque, al menos a simple vista, el monarca recobró el juicio. No sería muy aventuraron arriesgar que tenía una predisposición a desarrollar trastornos mentales, dada la enfermedad de su dolencia que padeció su madre…”

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.