Quién fue Geraldine, única reina de Albania


Se dice que el rey Zog I ofreció una “buena suma” de dinero a un agente matrimonial para hallarle en Europa y se enamoró de la joven, católica y pobre condesa húngara al ver su retrato.

Su historia se lee como si fuera una fantasía de Hollywood. Aunque era condesa, la fortuna de su familia se había desplomado tanto que a los 20 años vendía postales en el Museo Nacional de Budapest. Entonces el rey Zog, que había estado buscando desesperadamente una novia, vio su foto. Se conocieron el día de Año Nuevo de 1938 y diez días después se comprometieron.

La boda fue esplédida. Su velo se arrastraba desde una alta diadema de azahar y su vestido de satén blanco estaba bordado con perlas. Cincuenta mil niños con trajes nativos aplaudieron y los clanes enemigos compartieron vino. Los regalos de boda incluían un Mercedes de Hitler.

Pronto terminó la fantasía y la realidad cayó sobre Geraldine. Solo un año después, Italia invadió Albania, y la joven reina, todavía convalenciente después de dar a luz, huyó con su hijo pequeño en una ambulancia por tortuosas carreteras de montaña hacia Grecia. Le siguieron el rey y 115 miembros de su corte, que llevaban diez pesados cofres repletos de objetos de valor.

Los sueños de Geraldine de fundar una dinastía murieron de inmediato. La reina alta y elegante rechazó una oferta para aparecer en películas. La pareja comenzó la larga odisea de país a país, este mes un castillo en Versalles, el próximo mes un palacio en Egipto, tan tristemente familiar para la realeza desterrada.

En el momento de su fuga, se creía que el rey Zog había facilitado su situación al agregar la reserva de oro de Albania a su gran fortuna personal, previamente depositada en bancos suizos e ingleses. Su último acto antes de huir fue hacer un llamamiento a su pueblo para “luchar hasta la última gota de sangre por la independencia de Albania”.

La condesa Geraldine Apponyi nació en Budapest el 6 de agosto de 1915. Su padre era el noble húngaro Conde Gyula Apponyi de Nagy-Appony y su madre era Gladys Virginia Stewart, miembro de una antigua familia de Virginia. El abuelo de Geraldine había sido un alto funcionario de la corte imperial de la dinastía Habsburgo.

Pero la realeza de Europa Central había perdido tronos, su dinero y su prestigio después de la Primera Guerra Mundial. El padre de Geraldine murió en 1924, y su madre se volvió a casar con un oficial francés. La familia insistió en que Geraldine y sus dos hermanas fueron educadas en Hungría.

Las circunstancias dictaron que las jóvenes aprendieran taquigrafía y mecanografía, pero aun así eran enviadas a los bailes de la alta sociedad con el objetivo de obtener un buen matrimonio. Cuando tenía 17 años, Geraldine fue fotografiada varias veces en un baile ofrecido por monárquicos húngaros y uno de esos retratos cambiaría su vida para siempre.

Mientras tanto, el rey Zog, que había pasado de jefe tribal a primer ministro, de presidente a primer monarca de Albania al que a veces se le llamaba el “Napoleón balcánico”, se sentía miserable. Había escapado milagrosamente de un intento asesinato en 1931 cuando salió de la Ópera de Viena, y su madre vigilaba la cocina real para asegurar de que su comida no estaba envenenada.

Se dice que el monarca ofreció una “buena suma” de dinero a un agente matrimonial para hallarle en Europa una novia atractiva con un ingreso de $ 1 millón al año. Tras ver el retrato de Geraldine llevado desde París, el rey musulmán se enamoró de esa noble católica romana sin un centavo, invitó a Albania en la Navidad de 1937 y la convirtió en princesa después de ofrecerle matrimonio en Año Nuevo.

Geraldine encantó a los albaneses. Cuando el vicepresidente del país le dio una cartera de terciopelo que contenía el equivalente a 500.000 dólares, ella ordenó que se la donara a la fundación National Albanian Charities.

Geraldine siguió siendo católica y se casó en una ceremonia civil el 27 de abril de 1938. Las circunstancias políticas que rodeaban la boda eran ya preocupantes y derivarían en el fin abrupto del cuento de hadas de Geraldine en apenas de un año. El New York Herald Tribune dijo que Geraldine, entonces de 22 años, “parece estar casándose con el eje Roma-Berlín al igual que con su rey”. Agregó que “sin duda se estaba casando con la política exterior de Mussolini”.

En abril de 1939, las tropas italianas invadieron y el rey y la reina huyeron. El conde Galeazzo Ciano, el ministro de Asuntos Exteriores italiano, que había sido el padrino de bodas del rey Zog I, llegó en un bombardero. El pretexto inmediato para la invasión fue la acusación italiana de que el rey estaba haciendo un mal uso del dinero italiano, pero muchos sugirieron que Mussolini estaba celoso de las conquistas de Hitler y ambicionaba conquistar Albania.

La corona de Zog pasó al rey Víctor Manuel II de Italia, tras lo cual el rey y la reina Geraldine comenzaron su derrotero por el exilio. Pasaron por Grecia, Turquía, Rumania, Polonia, los países bálticos, Suecia, Bélgica y Francia antes de aterrizar en el Hotel Ritz de Londres. Luego se trasladaron a Egipto, donde el rey Faruk los recibió con la generosidad que lo caracterizaba.

Cuando Farouk I fue derrocado en 1952, los reyes sin corona se trasladaron a París, donde Zog, que había sobrevivido a numerosos intentos de asesinato, murió en 1961. La reina viuda Geraldine vivió en España y Sudáfrica antes de regresar a Albania por invitación del Parlamento apenas unos meses antes de fallecer. La única reina que tuvo Albania cumplió su sueño de morir en tierra albanesa.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.