Dinastía Romanov, Secretos Cortesanos

Así era el barco favorito de Nicolás II, el último zar


El yate imperial Standart comenzó su singladura como el barco más lujoso del Imperio Ruso… y lo terminó de manera ignominiosa como un blanco de tiro flotante de la Armada Soviética.

“Es una gran alegría volver a nuestro hogar sobre el agua”, escribió Nicolás II en su diario después de embarcar en el Standart. Uno de los barcos más hermosos de su época, sirvió a la familia Romanov durante 20 años, llevándolos sobre las olas desde los islotes de Finlandia hasta la costa de Crimea.


La quilla de este navío fue colocada en Dinamarca en 1893. Aunque originalmente se construyó para el zar Alejandro III, debido a su repentina muerte fue su hijo Nicolás quien comenzó a utilizarlo al ascender al trono de Rusia en 1894. Con 122,3 metros de largo, 15,4 metros de ancho y un desplazamiento de 5,5 toneladas, el Standart era uno de los yates más grandes de la época, más parecido a un crucero de hecho. Diseñado como barco de vela, estaba equipado con una máquina de vapor de última generación.

Era, en esencia, un “palacio flotante con oficinas, camarotes, cuarteles generales y muchos cortesanos”, recuerda el oficial de a bordo Nikolái Sablin en su libro Diez años en el yate imperial Standart. La decoración interior, en sus palabras, “era de un estricto gusto inglés, sin dorados, adornos o estucos, pero esta simplicidad, este buen gusto lo hacía parecer mucho más rico que si hubiese tenido cualquier lujoso esplendor”.

A bordo del Standart había innumerables camarotes para la familia de Nicolás II, grandes duques y duquesas, invitados de alto rango, sirvientes y tripulación (que llegaban a 373 personas), además de un comedor con una mesa para 75 personas, una iglesia a bordo, la oficina privada del zar y muchas otras habitaciones para cubrir las necesidades de la dinastía gobernante.

A bordo de su yate favorito, Nicolás II no estaba aislado del mundo exterior. Cada día un barco de mensajería traía despachos e informes al Standart, así como periódicos recién impresos. Funcionarios lo visitaban de vez en cuando para reunirse con el emperador. En verano, se empleaba un horario especial, dos días de trabajo y cinco de descanso, durante los cuales no se permitía subir a bordo a ningún extraño.

“La emperatriz se volvía más sociable y alegre en cuanto pisaba la cubierta del Standart”, escribió Alejandro Mosolov, jefe de la Cancillería del Ministerio de la Corte Imperial, en sus memorias En la corte del último emperador ruso, todo el barco era un enorme patio de recreo para los hijos de la pareja imperial, cuya seguridad estaba garantizada por marineros especialmente asignados, conocidos como “tíos”. En cuanto al entretenimiento para adultos, siempre había una banda de música e intérpretes de balalaika en el yate. Y de sus ocho cañones Hotchkiss de 47 mm con barriles niquelados, montados en cubierta, a veces se lanzaban fuegos artificiales.

La ruta de navegación favorita de los Romanov corría a lo largo de la costa de Finlandia. “Los islotes rocosos eran el único lugar que proporcionaba a sus majestades calma tanto en el mar como en la vida familiar”, escribió Nikolái Sablin. A menudo bajaban a tierra para hacer picnics, paseaban por el bosque y recogían bayas. A veces, el asombrado propietario de alguna finca costera finlandesa recibía una visita matutina del emperador, pidiéndole permiso para usar su ancha de tenis, un juego que le gustaba mucho.

Sin limitarse al Báltico, el Standart navegaba a menudo a puertos europeos, pasando mucho tiempo en particular en el mar Negro, frente a la costa de Crimea. A bordo del yate, Nicolás II recibió a muchas personalidades, entre ellas el rey Gustavo V de Suecia, los monarcas británicos Eduardo VII y Jorge V, los presidentes franceses Armand Fallieres y Raymond Poincare. El emperador alemán Guillermo II también se quedó en el Standart varias veces. Fascinado por el barco (su propio yate, el Hohenzollern, era mucho más pequeño), incluso insinuó a Nicolás que le gustaría recibirlo como regalo, pero el zar ruso hizo oídos sordos.

La seguridad del Standart y de la familia imperial estaba garantizada por una impresionante escolta, que incluía destructores y submarinos. A menudo tenían que ahuyentar a los curiosos pescadores curiosos que querían echar un vistazo al emperador, e incluso hundió un barco de pesca (afortunadamente, no hubo bajas). En otra ocasión, el carguero británico Woodburn resultó ligeramente dañado tras aproximarse en extremo y no haber respondido a las advertencias. El escándalo diplomático resultante se resolvió con algunas dificultades.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, el zar ya no estuvo de humor para el ocio. El Standart sirvió como barco de mensajería entre San Petersburgo (renombrada Petrogrado debido a su antipatriótico nombre “alemán”) y Helsingfors (Helsinki). Cuando la monarquía rusa cayó durante la Revolución de Febrero de 1917, el Standart fue renombrado “18 de Marzo” en honor al primer día de la Comuna de París.

En 1936, el antiguo yate imperial, que ahora lleva el nombre de Marty (en honor del comunista francés André Marty), comenzó una nueva vida como minador de la Flota Roja del Báltico. Fue con esta misión con la que participó en la Segunda Guerra Mundial, y el 25 de junio de 1941, destruyó un submarino enemigo.

Así como la vida útil de Standart fue grande, también lo fue su final. Después de la guerra, rebautizado una vez más (esta vez Oka), el barco fue usado primero como cuartel flotante y luego para prácticas de tiro con misiles por la marina soviética, antes de ser desmantelado para chatarra a mediados de la década de 1960.

Por Boris Egorov / RBTH