La «Burbuja de Su Majestad»: Isabel II dejó al príncipe Felipe en el campo para regresar al trabajo


La reina y sus asistentes regresaron a Windsor después de las vacaciones. Se cree que no regresará a Londres este año mientras Gran Bretaña se prepara para la segunda ola pandémica.

Anuncios

La reina británica Isabel II dejó al príncipe Felipe en Wood Farm -Sandringham- para regresar al Castillo de Windsor y retomar el trabajo tras un período de vacaciones veraniegas en Escocia. Desde que el duque de Edimburgo se retiró de la vida pública en 2017, la anciana pareja real se había acostumbrado a pasar mucho tiempo separados mientras el duque disfrutaba de una vida tranquila en Wood Farm. Sin embargo, se reunieron antes del confinamiento en el Castillo de Windsor en marzo y permanecieron juntos desde entonces.

La reina, de 94 años, y Felipe, de 99, acortaron su estancia anual de verano en Balmoral y se dirigieron a Wood Farm, una pequeña casa en el campo donde pasaron un par de tranquilas semanas juntos antes de que la reina reanudara sus deberes oficiales. Durante todo este tiempo, la reina y el consorte fueron asistidos por un reducido grupo de asistentes al que la prensa denominó “La Burbuja de Su Majestad”. Ahora, la Circular de la Corte publicada en el diario The Times confirmó que la soberana ya está de regreso en el Castillo de Windsor, residencia oficial a 35 kms. de Londres luego de sus vacaciones de verano.

“Covid-19 puede definir cómo hace su papel, pero la reina no está oficialmente marginada”, dijo a MONARQUÍAS la experta en asuntos de la realeza Marlene Koenig. “Se reúne con el Primer Ministro todas las semanas, pero no en persona. Recibe las Cajas Rojas sea en Londres, Windsor o Balmoral. Puede comunicarse por Zoom, por teléfono o por correo electrónico”. La experta explicó además: “Si la reina está de vacaciones, sus deberes constitucionales no cesan, y esto incluye reunirse con el Primer Ministro una vez por semana. Podría pasar algún tiempo antes de que ella salga para un compromiso oficial”, agregó Koenig.

Sus avanzadas edades impidieron a la pareja regresar a Londres durante la pandemia de covid. Si bien se retiró oficialmente del servicio público a la edad de 96 años, Felipe, quien disfruta de su retiro en Sandringham dando paseos por la finca y pintando con acuarela, participó en un puñado de compromisos durante la pandemia. También fue uno de los 30 invitados que asistieron a la boda de su nieta, la princesa Beatriz de York, con Edoardo Mapelli Mozzi en la Capilla de Todos los Santos, Windsor. Unos días después de la boda, el príncipe asistió al traspaso de uno de sus cargos militares ceremoniales a su nuera Camilla, duquesa de Cornualles.

Aunque tradicionalmente la reina tiene su despacho en el Palacio de Buckingham, centro de Londres, en marzo se tomó la decisión de cambiar su base principal al Castillo de Windsor debido a la pandemia. “Todavía se espera que la Reina se traslade a Londres para algunos compromisos reales, pero no tendrá su sede en la capital en el futuro”, dijo el diario Express, que confirma que el calendario de compromisos de la Reina se había reducido drásticamente hasta finales de año. “Las medidas de distanciamiento social estuvieron detrás de la decisión de cancelar todos los compromisos reales a gran escala antes de 2021”, informó.

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.