Noticias

Nuevo retrato revive la historia de Sarah Forbes Bonetta, la ahijada negra de la reina Victoria


La niña africana esclavizada fue presentada como regalo a la monarca en 1850. Osborne House, donde vivió al abrigo de Victoria, exhibirá un nuevo retrato que busca realzar las figuras de personas negras cuyas historias se han pasado por alto.

Anuncios

La extraordinaria vida de Sarah Forbes Bonetta está siendo destacada por los curadores del English Heritage, que revelaron un nuevo retrato de ella realizado por la artista Hannah Uzor, parte de un proyecto para encargar y exhibir pinturas de figuras negras cuyas historias se han pasado por alto. “Su historia es extraordinaria ”, dijo Anna Eavis, directora curatorial de English Heritage. “A lo largo de su vida, también podemos ver una serie de cosas interesantes y bastante incómodas en torno a las actitudes coloniales hacia ella”, agregó citada por The Guardian.

Su nombre de nacimiento, creen los historiadores, era Aina, pero en la alta sociedad de la Inglaterra del siglo XIX era Sarah Forbes Bonetta, una niña esclavizada de lo que ahora es el país africano de Benin, que se convirtió en la ahijada de la reina Victoria. La niña nació en una familia real de África occidental en 1843. Su padre murió en la guerra cuando ella tenía cinco años y fue capturada y esclavizada por Gezo, el rey de Dahomey, actual Benin. En 1850, el capitán naval británico Frederick Forbes llegó a Dahomey en una misión fallida para persuadir a Gezo de que abandonara la trata de esclavos.

Forbes solicitó a la niña como regalo diplomático, llevándola a Inglaterra en su barco “HMS Bonetta”, según The Times. La esclava fue entregada por Forbes a Victoria, quien quedó encantada con ella, describiéndola como “aguda e inteligente”. La reina se reunió con la niña varias veces, incluso en su casa junto al mar, Osborne House (Isla de Wight), donde se exhibirá el retrato de Uzor. Claramente la reina se encariñó genuinamente con Bonetta, convirtiéndose en su madrina y pagando su educación en Sierra Leona y Gillingham, Kent.

Más tarde, Bonetta vivió en Brighton, donde se casó con un rico comerciante nacido en Sierra Leona, James Davies, cuyos propios padres fueron esclavos liberados. Fue una boda de interés nacional e internacional con gente en las calles para ver a los novios y a los dignatarios asistentes. Bonetta vivió el resto de su vida en Lagos y más tarde en Madeira, donde murió de tuberculosis. Llamó a su hija Victoria, quien también se convirtió en la ahijada de la reina.

En un momento, Bonetta fue fotografiada por la fotógrafa de sociedad Camille Silvy, una imagen que se encuentra en la colección de la Galería Nacional de Retratos. Es en esta fotografía que Uzor ha basado su retrato de Bonetta, con un vestido de novia color crema brillante sobre un fondo vibrante de turquesa oscuro. Eavis dijo que la historia de Bonetta fue fascinante y que también arrojó luz sobre los lados más incómodos del colonialismo, como por ejemplo, cómo ella era “vista como un espécimen de lo que una mujer negra podría llegar a ser con el patrocinio adecuado”.

La artista dijo que se sintió atraída por Bonetta debido a los paralelismos con su propia familia e hijos, que comparten su herencia nigeriana: “A través de mi arte, estoy interesada en explorar a esos negros olvidados en la historia británica, gente como Sarah”, dijo Uzor. “Lo que encuentro interesante de Sarah es que desafía nuestras suposiciones sobre el estatus de las mujeres negras en la Gran Bretaña victoriana. Verla regresar a Osborne, la casa de su madrina, es muy satisfactorio y espero que mi retrato signifique que más personas descubran su historia”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

This entry was posted in: Noticias

por

MONARQUIAS.COM, nacido en 2017 con el nombre de Secretos Cortesanos, es un sitio web de noticias e historias sobre la realeza con más de 1 millón de lectores anuales.