Alemania honra a Eliza, la princesa inglesa que dotó de esplendor a su pequeña corte del siglo XIX


El castillo de Bad Homburg la homenajea en el 250 aniversario de su nacimiento. Fue una de las pocas hijas del rey Jorge III que pudo «escapar» del control paternal y casarse con el Landgrave de Hesse-Homburg. Aunque para ello tuviera que esperar 48 años.

La princesa Isabel (1870-1840) fue una de las pocas hijas del rey Jorge III de Gran Bretaña que pudo «escapar» del control paternal y casarse, aunque para ello tuviera que esperar 48 años. Pero durante su vida posterior, primero como princesa hereditaria y después como landgravina del pequeño estado alemán de Hesse-Homburg colaboró con el desarrollo de sus śúbditos con muchas e innovadoras ideas.

«Isabel fue y sigue siendo la más popular de las landgravinas Hesse-Homburg. Se la recuerda por su generosidad al gastar su dote y mesada en su nueva tierra, utilizándola, entre otros proyectos, para mejorar el castillo y los jardines. Hesse-Homburg lamentó mucho su muerte en 1840», escribió la historiadora de la realeza Susan Flantzer.

En Hesse-Homburg, a 13 kms. de Frankfurt, “la pareja sin hijos vivió felices para siempre, aunque Eliza perdió sus privilegios reales. Ella, que había redactado escenas mitológicas ya en 1797, que luego adornarían un servicio de la Real Manufactura de Porcelana de Prusia, pintaba vasijas con el nombre ‘Fritz’ y los cojines de las sillas recién adquiridas con ramos de flores. Sin embargo, sobre todo impulsó la expansión y el rediseño del Reino Jardín de Homburg existente. Para hacer esto, la princesa envió cargamentos enteros de árboles jóvenes y semillas enviadas a Homburg desde las existencias reales en Kew Gardens. Y, en general, gracias a sus conocimientos y recursos financieros, fue la fuerza impulsora detrás de darle la vuelta al hasta entonces atrasado condado de Homburg”, explicó el periodista alemán Andreas Platthaus, del Frankfurter Allgemeine.

El castillo de Hesse-Homburg abrió una exquisita muestra dedicada a homenajear a la princesa en el 250 aniversario de su nacimiento. “En el castillo de Homburg, dos salas previamente convertidas para Eliza, la biblioteca y la sala ancestral, ahora están llenas hasta los topes con recuerdos de sus más de veinte años de actividad aquí”, explicó Platthaus. “Lo que parece una mezcolanza o un gabinete de curiosidades, dependiendo del sentido del orden del observador superficial, resulta ser una disposición sumamente sutil no solo de un individuo sino también de toda una vida social al caminar por nobles alfombras de color azul profundo (el leitmotiv de color de la muestra)”.

La exposición Princess Eliza – Englische Impulse für Hessen-Homburg (Princesa Eliza – Impulsos ingleses para Hessen-Homburg) también incluye todo el paisaje del parque alrededor del palacio. Los organizadores lamentan que la pandemia del coronavirus haya aplazado cuatro meses la apertura de la muestra, que estaba planificada para mayo, cuando se cumplieron 250 años del nacimiento de Eliza. La apertura en verano hubiera permitido a los visitantes disfrutar del mayor esplendor de los jardines organizados por la landgravina. Abierto finalmente en octubre, también se puede visitar el apartamento privado de Eliza en el castillo, donde vivió otros once años después de la muerte de su esposo, que gobernó de 1820 a 1829, y donde continuó la expansión de la residencia en beneficio de los habitantes del lugar.

“Hessen-Homburg floreció bajo esta musa y princesa de las flores, que murió en 1840 a la edad de casi setenta años. En 1866, cuando la línea de landgrave ya había expirado y, por lo tanto, la herencia de Eliza se había dispersado ampliamente, la tierra pasó a manos de Prusia y el castillo de Homburg se convirtió en la sede favorita de la familia Hohenzollern”, explica Andreas Platthaus.

Isabel (apodada «Eliza») fue la séptima de los 15 hijos de Jorge III de Inglaterra y Carlota de Mecklenburg-Strelitz. Ambos estaban unidos por un profundo afecto, que se expresaba sobre todo en el numeroso grupo de hijos que, con la excepción de dos, alcanzaron la edad adulta. La princesa se crió con sus hermanas Carlota, Augusta, María, Sofía y Amelia, en un ambiente que llegó a ser agobiante para cuando las niñas crecieron. Carlota hizo que sus hijas se capacitaran no solo en las habilidades tradicionales que las princesas deberían tener en ese momento, como manualidades, pintura, canto, hacer música y bailar. Por el contrario, también estaba convencida de la idea progresista de su época de que las mujeres con una buena educación podían lograr tanto como los hombres; por lo que sus hijas también se ocuparon de lenguas extranjeras, literatura, historia, geografía y otras materias.

Una artista e intelectual en una corte opresiva

Como hija de reyes, Isabel, como sus hermanas, sin duda tuvo formación con los pintores prominentes de su tiempo, entre los que se cuentan Joshua Reynolds, Thomas Gainsborough, Benjamin West, Francesco Bartolozzi y Paul Sandby, que estuvieron entre los maestros que influyeron en su percepción estética y obras artísticas. Además, las visitas regulares a las exposiciones de la academia y las extensas colecciones de arte de la casa real británica la familiarizaron con los principales artistas. Durante toda su vida, Isabel se dedicó a diversos géneros y medios artísticos. Realizó copias de famosas obras de pintura y grabado, aprendió diferentes técnicas de impresión, produjo ilustraciones de libros, pintó telas, cortó siluetas, diseñó la decoración interior de las residencias reales y proyectó jardines. Además, coleccionó con entusiasmo artículos de laca asiática y realizó varias piezas de laca, que han sobrevivido en el castillo de Homburg.

Inspirada por sus padres, Isabel comenzó a construir sus propias colecciones de la última década del siglo XVIII. Estaba particularmente interesada en el mezzotint, una técnica de impresión en huecograbado popular en Inglaterra en ese momento. Las hojas de mezzotint eran un sustituto popular de las pinturas al óleo originales. Su preciosa colección de grabados constaba de unas 20.000 hojas, además de una extensa biblioteca, fueron llevados por ella desde Londres hasta Homburg, su patria de adopción. Para la catalogación sistemática de sus grabados y libros, creó un índice científico. La princesa también era una apasionada coleccionista de objetos de artesanía, incluida la loza y la porcelana china. Los regalos ampliaron la colección. También sobreviven sus propios diseños de porcelana.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.