Documental revela que la muerte de la princesa Margarita fue “catastrófica” para Isabel II


Expertos de la realeza se refirieron en TV a la cercana relación entre la reina y su hermana y cuán difícil fue continuar reinando “en soledad” tras su muerte en 2002.

La reina Isabel II de Gran Bretaña se vio obligada a adaptarse a una vida de “soledad” después de perder al único miembro de la Familia Real que comprendía plenamente la importancia de la monarquía británica. Expertos de la realeza dijeron en el recientemente estrenado documental “Elizabeth y Margarita: amor y lealtad” que la monarca quedó shockeada por la pérdida “catastrófica” de la princesa Margarita debido al importante papel que la realeza había desempeñado durante la vida de la reina.

La narradora Kate Fleetwood dijo: “El 9 de febrero de 2002 Margarita murió en un hospital de Londres. Tenía 71 años. Isabel había perdido a su hermana ya su mejor amiga”.

La historiadora Kate Williams agregó por su parte: “La pérdida de Margarita fue realmente catastrófica para la reina. Fue muy, muy dolorosa. La reina vio que la salud de Margarita se había visto afectada por lo que le había sido negado emocionalmente. Margarita no decidió sacrificarlo todo por la Corona porque amaba la Corona sobre todo, lo eligió porque amaba a su hermana sobre todas las cosas. No se estaba sacrificando por la Corona, se estaba sacrificando por su hermana”.

A los 25 años, la princesa Margarita tuvo que renunciar a sus planes de matrimonio con el capitán del grupo Peter Townsend, antiguo escudero del rey Jorge VI, después de que el gobierno le propusiera que renunciara a sus títulos y posición en el orden de sucesión porque su novio era divorciado. En consecuencia, Margarita lo abandonó y cinco años después se casó con el fotógrafo Anthony Armstrong-Jones en 1960 y permaneció casada con él durante 18 años a pesar de las crecientes especulaciones sobre su tensa relación.

El experto Ed Owens sugirió que la pérdida de la princesa Margarita dejó a la reina enfrentando la soledad de su posición sin el apoyo de un aliado que, pese a la diferencia de caracteres, era muy comprensivo con ella. “Es un lugar muy solitario estar sentado sobre un trono. Y tener una compañera, tener una confidente en quien confiar y a quien también contar secretos, y que también comparta esa vida fue muy importante para ambas mujeres. Cuando miramos hacia atrás en la vida de las princesas juntas, podríamos decir que Margarita terminó sacrificando bastante”, dijo Owens.

La autora real Ingrid Seward dijo por su parte que comprender el “vínculo inquebrantable” que compartían la reina y la princesa Margarita sería difícil para quienes no pertenecen a la familia real. “Era un vínculo inquebrantable, de una manera que sería difícil de entender para cualquiera fuera de la Familia Real. Porque su vida es tan única y tan diferente y, básicamente, tan dedicada al deber. Y de alguna manera está destruido por el hecho de que siempre están en exhibición pública. Solo Margarita realmente sabría cómo se siente eso”.