Secretos Cortesanos

La que huyó de un manicomio y otras diez princesas de Bélgica con historias fascinantes


Una se volvió loca tras ser Emperatriz de México; una escapó de su psiquiátrico con la ayuda de su enamorado y otra fue se relacionó con Hitler y Mussolini. Estas son las apasionantes vidas de las hijas de los reyes de Bélgica.

La emperatriz que se volvió loca

Carlota (1840-1927) fue la única hija mujer del rey Leopoldo I, primer monarca de los belgas, y de su esposa francesa María Luisa de Orleáns. Amó con desesperación a su marido, Maximiliano de Habsburgo, hermano menor del emperador Francisco José de Austria, y Juntos se convirtieron en Emperador y Emperatriz de México unos años después, pero esa aventura terminó en un sangriento fracaso. Carlota perdió la razón cuando tuvo que dejar a su marido en México. Desesperada, recorrió las cortes de Europa en busca de ayuda para su marido y terminó encerrada en un castillo bajo el cuidado de su cuñada, la reina María Enriqueta.

Estefanía, testigo de la tragedia de Mayerling

La princesa Estefanía (1864-1955) fue una de las tres hijas de Leopoldo II y Enriqueta. Como sus hermanas, recibió una educación estricta sin mucho afecto paternal y el 10 de mayo de 1881, cuando tenía poco menos de diecisiete años, se casó con el archiduque heredero del imperio austriaco, Rodolfo (1858-1889), hijo único del emperador Francisco José I. El matrimonio fue inicialmente muy feliz y se selló en 1883 con el nacimiento de una hija, la archiduquesa Elisabeth Maria. Sin embargo, esa felicidad no duraría mucho. Debido a la ausencia de un descendiente masculino, la relación terminó amargándose al poco tiempo. Rodolfo contrajo sífilis poco después durante una de sus aventuras extramaritales y, cuando también infectó a su mujer, ella se volvió infértil y la relación dentro de la pareja se arruinó por completo. Dedicado a una vida mundana sin ningún reparo, Rodolfo entabló una relación apasionada con Maria Vetsera y, unas semanas más tarde, en 1889, se suicidó junto a ella en su pabellón de caza Mayerling. Once años después, en marzo de 1900, Stefanie se volvió a casar con el conde húngaro Elmer Lonyay de Nagy (1863-1946).

La novela de la princesa Luisa

Luisa (1858-1924), hija de Leopoldo II, tenía solo 17 años cuando se casó con su primo, el príncipe alemán Felipe de Sajonia-Coburgo-Kohary. Pero el matrimonio no será feliz a pesar de que la princesa se apresuró en tener hijos. Felipe, catorce años mayor, comenzó a mostrarse cada vez más autoritario y voluble con su esposa, al punto de declarar públicamente que estaba loca y encerrarla en un manicomio cuando se enamore de un oficial croata, el conde Geza Mattachich, quien será acusado de falsificación y encarcelado. Liberado cuatro años después, en un gesto absolutamente novelezco, el conde logró liberar a la princesa del asilo-prisión en Bad Elster, en Sajonia, donde la habían internado y logró demostrar ante la justicia su cordura. El príncipe Felipe propuso una separación amistosa a cambio de una pensión generosa y se divorció de Luisa en 1906. Como su padre dejó su fortuna a su amante, Luisa no recibió más que una indemnización estatal y pasó el resto de su vida en Alemania, donde dicen que murió en “extrema pobreza” en 1924.

La princesa que desobedeció a su padre

La princesa Clementina (1872-195), la hija menor de Leopoldo II y Enriqueta, también tuvo una infancia solitaria y sin amor, y recibió una educación supervisada por institutrices y tutores privados. A pesar de que en sus primeros años de juventud mantuvo una buena relación con su padre, ejerciendo a veces como primera dama ante las largas ausencias de la reina, su relación se agrió cuando Leopoldo comenzó una relación con una exprostituta francesa, Blanche Delacroix. Cuando la reina Enriqueta murió en 1902, Leopoldo II y Clementina ya estaban distanciados, al punto de que el rey le impidió el acceso al funeral de su madre. Su compromiso con un príncipe de la dinastía Bonaparte no ayudó en absoluto y la princesa tuvo que esperar a que su padre muriera para casarse. La pareja tuvo dos hijos, la princesa Maria Clothilde y el príncipe Luis Bonaparte. Su felicidad llegó a su fin cuando el príncipe sufrió un derrame cerebral en 1926. Clementina murió en Francia.

Las hermanas de Alberto I

El rey Alberto I tuvo tres hermanas mayores, de las cuales dos sobrevivieron a la infancia. Uno de ellos fue Josefina (1872-1958), quien en 1894 se casó con el príncipe alemán Carlos de Hohenzollern, su primo hermano. Esto le dio la nacionalidad alemana, lo que le pasó factura durante la Primera Guerra Mundial, ya que estaba en el campo “equivocado” y permaneció aislada de su familia durante toda la guerra, muy a su pesar. Después de la muerte de su esposo, se mudó a un monasterio, donde adoptó el nombre de Hermana Marie-Josephine y donde falleció durante el reinado de su sobrino nieto, Balduino I.

La otra hermana de Alberto I que alcanzó la edad adulta fue la princesa Enriqueta (1870-1948), bautizada así en honor de su tía, Enriqueta de Austria,la esposa del rey Leopoldo II. En 1896 se casó con Emmanuel de Orleáns, duque de Vendôme y, como ella, descendiente de Luis Felipe, último rey de Francia. Juntos pudieron presumir de una gran fortuna y durante años llevaron una vida lujosa. Sin embargo, el colapso de la bolsa de valores de 1929 puso un freno a las obras y Enriqueta, ya duquesa viuda de Vendôme, terminó en dificultades financieras. Dos funcionarios estatales franceses la nominaron para el Premio Nobel de la Paz.

La última reina de Italia

Pocas princesas de Bélgica tuvieron una vida tan agitada como la de Marie José (1906-2001), hija de Alberto I y hermana tanto del rey Leopoldo III como del príncipe regente Carlos, conde de Flandes. Mientras todavía estaba en su cuna, ya era seguro que más tarde se casaría con Umberto de Saboya, el Príncipe Heredero de Italia, lo cual ocurrió cuando tenía 24 años. Después de la Segunda Guerra Mundial ella fue brevemente la reina del país, durante apenas un mes en mayo, por lo que fue bautizada la “Reina de Mayo”. Antes y durante la guerra, fue testigo de la dictadura de Benito Mussolini y fue a reunirse con Adolf Hitler en nombre de su hermano. Murió en Ginebra y rara vez se la vio en su país natal durante su largo exilio.

Josefina Carlota, coronada en Luxemburgo

Discreción y dignidad son los términos que se utilizan a menudo para describir la vida de Josephine Charlotte (1927-2005), la hermana mayor del rey Balduino y el rey Alberto II. Después de una infancia difícil marcada por la trágica muerte de su madre, la reina Astrid y la Segunda Guerra Mundial, durante la cual la familia permaneció prisionera de los nazis, se convirtió en Gran Duquesa de Luxemburgo al casarse con el gran duque Juan. Toda su vida mantuvo una imagen inmaculada y la dignidad con la que llevó a cabo sus responsabilidades reales le ganó el respeto de la Europa de los reyes. No fue hasta unos años antes de su muerte que las cosas se enturbiaron cuando su nuera se refirió abiertamente a su actitud tiránica.

Las otras hijas de Leopoldo III

Del segundo matrimonio del rey Leopoldo III, con Lilian Baels, princesa de Réthy, nacieron princesas, medio hermanas de Balduino y Alberto II. Uno de ellos es María Cristina (nacida en 1951), que durante los últimos 40 años ha vivido en los Estados Unidos rompiendo completamente toda relación con la familia real belga. En entrevistas y en su autobiografía, retrató a su madre como “una arpía sin corazón” que constantemente le amargaba la vida. Sin embargo, en el pasado ha contado más de una vez con la familia real para salvar su pellejo. Según ella, el rey Balduino pagó los costos del divorcio de su primer marido.

La otra princesa es Esmeralda (1956), la sexta y última hija del rey Leopoldo III y con la que el monarca una relación más cercana. Estudió periodismo y vivió durante años en París, donde escribió para numerosas publicaciones. Posteriormente se casó con un científico de Honduras con quien tuvo dos hijos. En los últimos años se ha presentado como una activista especialmente comprometida con la naturaleza, la lucha contra el cambio climático, los derechos de las mujeres y los derechos de los pueblos indígenas.

La laboriosa princesa Astrid

Astrid es la segunda hija del rey Alberto II y la reina Paola y, por tanto, hermana del rey Felipe. Si la monarquía belga abolió en 1991 la Ley Sálica (que prohibía el ascenso de las mujere al trono) fue porque el rey Balduino vio en su sobrina a la perfecta futura reina: seria, responsable, estudiosa, su figura popular contrastó durante muchos años con la de su hermano, Felipe, al punto de que muchos belgas desearon que fuera la reina después de Alberto II. En 1984, Astrid contrajo matrimonio con un descendiente del último emperador austrohúngaro, Lorenzo de Habsburgo, con quien tuvo cinco hijos. Cuando su padre se convirtió en rey en 1993, Astrid comenzó a desempeñar activamente funciones oficiales y ha liderado numerosas misiones comerciales belgas en el extranjero. Los rumores sobre su posible entronización persistieron hasta que el príncipe Felipe se casó con Mathilde D’Udekem a los 39 años.