Secretos Cortesanos

Netflix homenajeó a la princesa Helena, la “Enola Holmes” de la realeza británica


Se han erigido en varias ciudades inglesas estatuas de mujeres que han sido eclipsadas por sus hermanos más famosos. La hija de la reina Victoria es una de ellas.

La película Enola Holmes, protagonizada por Millie Bobby Brown, llegó esta semana a Netflix. Se trata de una comedia de acción que retrata a la hermana menor del famoso detective victoriano Sherlock Holmes mientras intenta desentrañar un caso misterioso por su cuenta. Henry Cavill coprotagoniza a Sherlock y Sam Claflin interpreta al tercer hermano de Holmes, Mycroft.

Para publicitar la película, Netflix instaló una nueva estatua dorada de la ficticia Enola junto a la famosa estatua de Sherlock Holmes en la calle Marylebone Road en Londres. Pero además de la estatua de Enola, Netflix también instaló otras estatuas en todo el Reino Unido en honor a mujeres reales cuyos logros han sido eclipsados ​​por sus hermanos más famosos, incluida la hermana de Charles Dickens, Frances Dickens. Entre ellas figura, además, la princesa Helena Victoria, hermana del rey Eduardo VII.

La estatua dorada de la princesa Helena fue erigida en la ciudad de Birmingham, a los pies de una estatua del rey Eduardo VII, que gobernó Gran Bretaña entre 1841 y 1910. Helena “fue miembro fundador de la Cruz Roja Británica y presidenta de la Royal British Nurses Association”, explicó Netflix, que elogió la figura muy poco conocida de la princesa: “Campeona de los trabajadores de la salud, luchó por mejores condiciones laborales, derechos y salarios, lo que llevó al registro de enfermeras”. Helena fue una trabajadora increíblemente ardua, ayudó en varias organizaciones benéficas y asumió gran parte del trabajo de la reina Victoria en su vida adulta, aunque su figura se vio eclipsada por la de sus hermanos, como la de Enola Holmes.

Nacida el 25 de mayo de 1846, fue cruelmente descrita como la “más sencilla” de las cinco hijas de la reina Victoria, y se decía que era una “tomboy” (una mujer poco femenina) que nunca prestó mucha atención a su apariencia ni siguió los dictados de la moda. En 1866, Helena se casó con el príncipe alemán Christian de Schleswig-Holstein y la pareja decidió vivir en Inglaterra, pero su vida marital fue muy desgraciada. Detrás de escena, ella era en gran medida la secretaria no oficial de su madre. También ayudó a proporcionar cenas gratuitas para familias necesitadas e incluso encontró tiempo para ayudar al autor Charles Gray a escribir una biografía sobre su padre, traduciendo cartas y varios artículos del alemán al inglés.

Helena y Christian de Schleswig-Holstein tuvieron seis hijos; cuatro vivieron hasta la edad adulta. Helena murió a la edad de 77 años luego de una serie de ataques cardíacos en 1923., durante el reinado de su sobrino, Jorge V.