Secretos Cortesanos

Los diarios de Alathea, amiga de la infancia de Isabel II (parte 4): “Siempre temo que la princesa Isabel me olvide”


A medida que la guerra llega a su fin, la joven princesa Isabel disfruta de una nueva independencia en el Servicio Auxiliar de Tierra británico. El romance también está en el aire.

Alathea Fitzalan Howard revela en este último extracto de sus diarios de adolescencia, los últimos meses de la guerra en compañía de la princesa Isabel, hoy reina. En 1953, el año en que ‘Lilibet’ fue coronada Reina, Alathea contrajo matrimonio con Edward Ward, hermano menor del conde de Dudley, aunque su matrimonio nunca fue feliz. Ella nunca tuvo hijos ni logró su sueño de convertirse en dama de honor de su querida amiga. Su amistad con la reina, sin embargo, se mantuvo hasta el final de su vida. Fue invitada a su boda y, aunque Alathea se mudó a Suiza, las dos amigas se reunían ocasionalmente para almorzar. En 1999, ofreció una pequeña fiesta en la casa de su hermana para la reina sirviendo canapés congelados, porque olvidó descongelarlos. Unos meses antes de morir de un tumor cerebral en 2001, fue a un baile en el Castillo de Windsor. Tuvo una velada maravillosa y se alegró de ser una de las pocas personas que se sentaron en la mesa de la reina. Nunca se concretó su temor, escrito el 11 de diciembre de 1945, de que su amiga Lilibet la olvidara.

1944

Jueves 20 de julio: “Salí con las princesas y Crawfie [institutriz Marion Crawford] a dar un paseo. La princesa Isabel [de 18 años] estaba bastante malhumorada hoy, silenciosa y caminando, en su mayor parte, a algunos pasos sola. Ella es como el Rey en este sentido, muy diferente de la Princesa Margarita [de 15 años], que se lanza de un lado a otro de aquellos con los que camina, agarrándoles las manos o deslizando su brazo entre las de ellos, charlando y contando los últimos chistes”.

Jueves 27 de julio: “Crawfie estaba con [las princesas] y todos nos dirigimos a Maidenhead. Nos subimos a nuestros botes, dos pequeñas canoas eléctricas, en el Boat Club, y comenzamos río arriba hasta Cliveden, donde desembarcamos y elegimos un sendero cubierto de hierba escondido del río por arbustos para tomar el té. Era extraordinario cómo nadie reconocía a las princesas aunque estas últimas las miraban a menudo de frente y bastante cerca, sobre todo en las cerraduras, obviamente disfrutando de la rara experiencia de pasar desapercibidas. Volviendo, me senté con Margarita al final del bote; todos fuimos bastante groseros y nos reímos a carcajadas de las otras personas que vimos. A veces nos lanzábamos cuerdas en el otro bote y nos jalamos. Regresamos al Boat Club y cenamos deliciosamente, aunque esta vez las princesas eran reconocidas y todos se pusieron de pie.

Miércoles 23 de agosto: “A la 1 [pm] nos enteramos de la LIBERACIÓN DE PARÍS, que nos enloqueció de emoción”

Martes 29 de agosto: “Nada [Muir, una amiga] considera una gran lástima que a la princesa Isabel no se le anime a leer libros más cultos y que toda su conversación gire en torno a los perros y el último chiste radial. Estoy de acuerdo, pero por mucho que los amo, no son una familia intelectual de ninguna manera”.

Viernes 27 de octubre: “Tuvimos un cohete a las 6.30, bastante cerca, que sacudió toda la casa”.

Martes 21 de noviembre: “Fui al aula, donde estaban las princesas con Crawfie. Luego llegó el resto del grupo, los Philipps [Sir Jackie Philipps era el comandante de la Compañía del Castillo] y varios granaderos, 16 en total. Después del té jugamos en el Salón Rojo. También jugamos charadas en las que mi lado, incluido el primer ministro, hizo una réplica exacta de las escenas de los demás solo con una palabra diferente, pensamos que la nuestra era mejor, pero no lo apreciaron”.

Viernes 24 de noviembre: “Mi 21 cumpleaños. Después del desayuno abrí todos mis regalos. Vino una lámpara de las princesas, en verde pálido y rosa, que me encanta. Llegó mamá, criticó muchos de mis regalos. Las princesas trajeron consigo un regalo de la reina: un hermoso broche en esmalte azul pálido y diamantes con ‘ER’ en diamantes y una corona en la parte superior. Está en un estuche de cuero rosa, también con ‘ER’, y había una nota de la Reina. No hay palabras que puedan describir lo emocionada que estoy”.

Sábado 2 de diciembre: “Viajé en taxi [desde el hotel Claridge en Londres] hasta Charles Street [para] una especie de cóctel [que] continuó como un baile en el piso de arriba de un radiograma. Aproximadamente 60 personas y muchos hombres. La princesa Isabel estaba allí, con la nueva dama de honor, Mary Palmer. Para mi sorpresa, pensé que era muy atractiva, aunque no del todo bonita. Su esposo estaba allí y se veía muy aburrido, gordo y poco atractivo, pero como dice mamá, a menudo es ese tipo de personas las que resultan mejores. La princesa Isabel llevaba un vestido de crepé rojo brillante: el color le sentaba bien, aunque la forma era fea y sus zapatos eran terribles”.

1945

Jueves 15 de febrero: “La princesa Margarita me dijo que el Príncipe Felipe le envió a la princesa Isabel una fotografía de sí mismo para Navidad y ¡la Princesa Isabel bailó por la habitación con ella de alegría! Luego dijo: ‘Me pregunto con quién se casará Lilibet’. El príncipe Felipe ciertamente parece considerar la posibilidad e Isabel lo agradecería, estoy seguro”.

Lunes 5 de marzo: “La princesa Isabel ha recibido una comisión en el ATS [Servicio Territorial Auxiliar] y está realizando un curso de conducción. Sin duda es un buen gesto para los últimos meses de la guerra”.

Miércoles 7 de marzo: “Me cambié a mi vestido de terciopelo azul y me fui en autobús al Castillo [para una cena-baile]. Todos tenían que ir al Salón Rojo en pequeños grupos porque a la duquesa de Kent no le gusta encontrarse con muchos extraños a la vez. Les dimos la mano a ella y a las princesas y luego bebimos y hablamos antes de hacer la búsqueda del tesoro. Había 24 personas en total, las damas, la Sra. Townsend [esposa del escudero Peter Townsend, con quien la princesa Margarita tuvo un romance más tarde] quien no me importa mucho (ella es una cosita anodina), y Crawfie. Solo conocía a algunos de los hombres, en su mayoría granaderos… Incluso aquellos que no disfrutan de los juegos —y sé que hay muchos— deben sentirse afectados por la alegría natural de las princesas y el disfrute desenfrenado de su propia fiesta”.

Jueves 8 de marzo: “Ambas princesas estaban en Londres en el dentista, así que Crawfie y yo llevamos a los perros a pasear y luego tomamos el té en su sala de estar. Tuvimos largas discusiones sobre todo y todos. Dijo que lamentaba que la princesa Isabel no tuviera gusto en absoluto, pero que quería que fueran tan perfectas, por lo que estaba inclinada a sentirse decepcionada. Me dijo que Isabel pronto irá a Camberley para un curso todos los días durante tres semanas. Creen que la experiencia le hará bien”.

Jueves 15 de marzo: “La princesa Isabel llevaba su uniforme de batalla ATS, que consta de pantalones y pensé que se veía horrible. Ahora conduce por todo el lugar, incluso a medio camino de Londres. Realmente no puedo entender que le permitan hacerlo. Se ha dejado el pelo más corto, lo que no le sienta bien porque le ensancha la cara”.

Miércoles 28 de marzo: “Jackie [Philipps] también desaprueba grandemente que la Princesa Isabel se una al ATS y se arrastre debajo de los autos”.

Lunes 9 de abril: “Todos condujimos hasta Coppins [casa de la duquesa de Kent]. Eran 30 personas en total, incluida toda la Familia Real de Luxemburgo. Las chicas son todas muy tímidas y calladas y terriblemente desaliñadas pero agradables. Comenzamos jugando, y luego subimos a ordenar para la cena. Comimos huevos al curry y langosta, pollo en aspic y ensalada, soufflé de chocolate, ensalada de naranja y cornetas de hojaldre, rellenos de crema de verdad y bebimos champán y café. Bailamos todo el resto de la noche, excepto para jugar uno o dos juegos bastante divertidos.

Viernes 20 de abril: “Es el cumpleaños de la princesa Isabel, su decimonoveno, mañana”.

Miércoles 2 de mayo: “Se declara que Hitler está muerto, aunque los detalles son tan míticos que uno se inclina a creer que murió hace algún tiempo o que todavía está vivo y escondido en alguna parte”.

Lunes 7 de mayo: “Salí al jardín, me tumbé en una alfombra y me dormí. De repente, me despertó Moira [una chica local de Windsor], que vino a decirme que la guerra había terminado. Todos corrimos hacia la radio”.

Martes 8 de mayo: “EL DÍA DE LA VICTORIA EN EUROPA. El gran día amaneció y, sin embargo, ¡cuán exactamente como cualquier otro parecía! Se acercaron cuatro oficiales granaderos; Moira conocía a uno de ellos. [Nosotros] desfilamos por Eton High Street – en ese momento estaba bastante oscuro y había cientos de personas gritando, cantando y agitando banderas. Todas las ventanas estaban adornadas con rojo, blanco y azul y derribamos dos enormes banderas para llevar alrededor. Todos los muchachos de Eton estaban en la fuerza, corriendo en una densa procesión, ¡aunque sin ninguna dirección en particular! Nuestro grupo se separó en la oscuridad y me encontré con dos oficiales de los que todavía no sé los nombres. Pasamos la mayor parte del tiempo subiéndonos a los estribos de los coches y me divertí muchísimo”.

Jueves 12 de julio: “En la habitación de la princesa Isabel hoy y vi una fotografía grande del Príncipe Felipe en la repisa de la chimenea, aunque no estaba firmada”.

Sábado 11 de agosto: “La princesa Isabel es tremendamente enérgica en los bailes, casi nunca se sienta, y esto se debe tanto al temor de decepcionar a los muchos jóvenes que se le acercan en filas para hablarle”.

Sábado 13 de octubre: “Salí hacia Londres en tren y sentí esa curiosa y enfermiza sensación de emoción porque ese día realmente marcó el comienzo de una nueva vida para mí”.

Lunes 15 de octubre: “Salí a las nueve para Wimborne House, Departamento de Relaciones Exteriores de la Cruz Roja. Me asignaron a la sección germano-austríaca y mi trabajo consistió en escribir tarjetas para todas las personas que han preguntado por sus parientes en Alemania y Austria o han sido consultados por ellos”.

Viernes 19 de Octubre: “Estoy encontrando Londres terriblemente solitario. No veo cómo es posible encontrar un marido para mí; preferiría que me encontraran uno adecuado y luego sacar lo mejor de la vida”.

Jueves 22 de noviembre: “La princesa Isabel llamó para decir que la pobre Margarita tuvo apendicitis hoy ¡en la guardería!”

Martes 11 de diciembre: “Recibí una carta de mamá. Ella dijo: ‘¿Por qué esas princesas no te invitan a un teatro?’ Me duele mucho, especialmente porque a la mañana siguiente los periódicos tenían titulares deslumbrantes de la noche de las princesas en una fiesta pequeña. Naturalmente, no siempre pueden preguntarme, pero siempre temo que la princesa Isabel me olvide”.

Los diarios de Alathea, amiga de la infancia de Isabel II (parte 3): “Es triste, su vida se está volviendo cada vez menos suya”


Describe su miedo al cambio a medida que avanzaba la Segunda Guerra Mundial y mientras “Lilibet” comenzaba a ser más consciente de su papael como futura reina.

Extraído de The Windsor Diaries: A Childhood With The Princesses escrito durante la II Guerra Mundial por Alathea Fitzalan Howard, editados por Isabella Naylor Leyland, y publicados por la editorial británica Hodder & Stoughton.