Destacado

¿Van Belgie o de Sajonia-Coburgo? Cuál es el apellido dinástico de la Familia Real de Bélgica


Descendiente de príncipes alemanes, el rey Alberto I libró a la monarquía belga de su nombre alemán y eliminó a su ascendencia alemana del escudo de armas familiar. Pero las cosas son distintas un siglo después.

Anuncios

Días atrás, los medios belgas difundieron fotografías y videos de la princesa heredera Isabel de Bélgica al inicio de su entrenamiento militar en el campo militar de Elsenborn. Llamó la atención que la joven de 18 años tuviera una placa con su apellido: “Van Belgie” (de Bélgica) cuando es común pensar que el apelativo familiar es Sajonia-Coburgo-Gotha, una dinastía alemana de la cual desciende directamente. Entonces ¿cuál es el apellido de la Familia Real de Bélgica?

“La familia real belga se llamó Sajonia-Coburgo hasta el final de la Primera Guerra Mundial. Posteriormente, decidieron cambiarlo por la Familia de Bélgica para romper con los alemanes. Solo en los últimos años las cosas han cambiado, los lazos entre la familia real belga y el linaje de las raíces alemanas se estrechan, recordemos que el rey Felipe y la reina Mathilde fueron a Alemania en el verano de 2019: visitaron la ciudad de Gotha y el Castillo Friedenstein y allí conocieron a su ‘familia’ alemana”, explicó a SECRETOS CORTESANOS el periodista belga experto en asuntos de la monarquía Wim Dehandschutter.

Leopoldo I, el primer rey de los Belgas, era el príncipe Leopoldo de Sajonia-Coburgo-Saafeld, de la Casa de los Wettin, antes de ser entronizado en Bruselas. Las raíces de la Casa de Wettin se remontan a la Alta Edad Media. Esta dinastía se elevó a la investidura del Ducado de Sajonia, uno de los feudos más grandes y prestigiosos del Sacro Imperio Romano Germánico, que tenía un asiento en el colegio de príncipes electores encargados de elegir al Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y ocupar el cargo hereditario de Archmarshall del Sacro Imperio Romano Germánico.

El primer antepasado conocido es Dedi, conde en Hassegau (Turingia), citado como tal en una carta de Otto I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, en 949. Thimo, primer conde de Wettin (fallecido en 1118), adquirió la fortaleza de Wettin con vistas al Saale mientras su hijo, Conrad, se convirtió en margrave de Misnia, cerca de Dresde. El nieto de Conrad, Thierry, fortaleció su posición considerablemente al casarse con la heredera del Landgraviate de Turingia (1249). Federico III el Fuerte († 1381) se casó con la heredera de Coburgo.

El surgimiento de la Casa de Wettin continuó en el siglo XV. En 1423, el emperador Sigismond confirió el ducado electoral de Sajonia a Federico I el Guerrero, Margrave de Misnia y Landgrave de Turingia. A partir de ese momento, él y sus descendientes llevarían el título de duque de Sajonia. Tras la muerte del Príncipe Elector Federico II el Bueno, las posesiones dinásticas se dividieron en 1485 (Tratado de Leipzig) entre sus hijos Ernesto y Alberto, dando lugar a las líneas Ernestina y Albertina.

LEOPOLDO I Y SU FAMILIA

Únete a 194 seguidores más

La línea mayor, o Ernestina, retuvo el ducado electoral de Sajonia hasta la guerra entre el emperador Carlos V y la Liga Esmalcalda, una alianza de ciudades y príncipes protestantes en el Sacro Imperio Romano Germánico. Encabezada por el duque de Sajonia, Juan Federico I el Magnánimo, la Liga fue derrotada en Mühlberg y tras la firma de la Capitulación de Wittenberg en 1547, la dignidad del Príncipe Elector y muchas posesiones de Johan Friedrich pasaron a la línea Albertina. Este último produciría reyes de Polonia y Grandes Duques de Lituania y obtendría el título de Rey de Sajonia en 1806.

La línea ernestina se dividió gradualmente en muchos estados, los “ducados sajones”: Sajonia-Coburgo, Sajonia-Gotha, Sajonia-Weimar, Sajonia-Altenburgo, Sajonia-Eisenach, Sajonia-Meiningen, Sajonia-Saalfeld, etc., que se unieron a través de legados y tratados. Una de estas reorganizaciones se produjo tras la muerte del último duque de Sajonia-Gotha en 1826. Ernesto III, duque de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, hermano mayor del futuro rey Leopoldo I, intercambió la región de Saalfeld por el ducado de Gotha y se convirtió en duque de Sajonia-Coburgo y Gotha bajo el nombre de Ernesto I.

En el siglo XIX, la rama de los Sajonia-Coburgo-Gotha adquirió una verdadera dimensión europea. Los descendientes del duque Francisco de Sajonia-Coburgo-Saalfeld (padre del rey Leopoldo I, fallecido en 1806), ascendieron a los tronos de Bélgica, Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Portugal y Bulgaria. Gracias a sus lazos familiares (fue en particular el tío y mentor de la reina Victoria de Gran Bretaña), y como Jefe de Estado de un país neutral, el rey Leopoldo I ejerció una gran influencia en la diplomacia en Europa de 1831 a 1865. de los estadistas más respetados de su época, conocido como el “Néstor de Europa“.

La Gran Guerra produjo la ruptura

Durante la Primera Guerra Mundial, el nieto de Leopoldo I, el rey Alberto I, se convirtió en el héroe de los belgas por su actuación en la batalla y se ganó el apodo de “Rey Caballero”. Su esposa, también alemana, Isabel de Baviera, adquirió el cariño popular por la misma razón y sus intervenciones solidarias le granjearon el mote de la “Reina Enfermera”. La guerra causó una gran división entre el rey Alberto y sus familiares de Sajonia-Coburgo, alineados al káiser, con lo cual la familia real belga, deseosa de enraizarse aún más en su reino, comenzó a dejar de usar el apellido dinástico.

A partir de 1920, los príncipes belgas dejaron de ser también “duques de Sajonia” en el momento en que nacían y el rey Alberto cambió el apellido dinástico a Van België, De Belgique o Von Belgien (“de Bélgica”) en los tres idiomas oficiales del país como respuesta al feroz sentimiento anti-alemán. El ejército alemán había matado a más de 6.000 ciudadanos belgas durante su invasión y ocupación en 1914, en lo que se conoció como la ” viola de la Belgique” , o violación de Bélgica. Y además de librar a la monarquía belga de su nombre alemán, al igual que la familia real británica en 1917, que reemplazó a Sajonia-Coburgo-Gotha con Windsor en 1917, Alberto I eliminó el escudo de su ascendencia alemana del escudo de armas real.

ALBERTO I Y LA REINA ISABEL

Un siglo más tarde, en lo que los comentaristas reales belgas describieron como un “reconocimiento oportuno” de los estrechos vínculos entre Bélgica y Alemania, a través de la OTAN y la UE, el escudo ancestral fue reintroducido por el rey Felipe en 2017 junto a la decisión de que solo las personas más estrechamente relacionadas al rey y cercanas al trono belga tomaran el apellido Van België, en lugar de Sajonia-Coburgo-Gotha, también puede haber sido un factor en el movimiento.

Mark Van den Wijngaert, profesor emérito de historia contemporánea en la Universidad Católica de Bruselas, dijo al periódico De Standaard que la eliminación del nombre alemán era comprensible en ese momento. “Pero mientras tanto estamos 100 años más allá y vivimos en estrecho contacto con Alemania, nos sentamos junto a ellos en la Unión Europea y la OTAN, y así sucesivamente”, dijo. “Y aunque la familia comenzó a llamarse ‘De Bélgica’, su origen es simplemente de Sajonia-Coburgo y Gotha, por lo que ya no es necesario ocultarlo”.