Noticias

Silvia de Suecia recordó a su madre, víctima del Alzheimer: “Es importante hablar abiertamente sobre la demencia”


La reina habló este 21 de septiembre sobre el Mal de Alzheizmer en el Día Internacional de la lucha contra esa enfermedad y evocó a su madre, Alice de Toledo, fallecida hace 23 años a causa de la misma.

Anuncios

“Me di cuenta de que cuando estaba de visita después de la muerte de mi padre, le había pasado algo”, dijo en un podcast publicado por el diario “Dagens Nyheter”. “Estos fueron los primeros síntomas y los primeros interrogantes que me dieron de que todo no estaba como debía ser: no se podía organizar, no podía empacar y cosas por el estilo”, explicó.

Un examen mostró que la madre padecía la enfermedad de Alzheimer. “Había oído hablar de la demencia, pero luego, hace 25 años, se pensaba que ser un poco olvidadizo era natural y no una enfermedad”, reflexionó la esposa del rey Carlos XVI Gustavo. Más tarde, Alice de Toledo se mudó al palacio de Drottningholm, donde la familia real la cuidó. La reina dijo que no fue fácil explicarles a sus hijos por qué su abuela, por ejemplo, dijo que no la habían visitado aunque ya lo habían hecho, varias veces, y que tampoco fue fácil para hacer frente a las preocupaciones, la ansiedad y la confusión creciente de Alice. “Hubo situaciones en las que no entendimos, por ejemplo, podía tener mucho miedo a una alfombra”, recordó la reina.

Al hablar públicamente sobre la enfermedad y sus experiencias, la reina Silva busca aumentar el conocimiento y reducir el estigma que todavía existe en torno a la demencia. En Suecia alrededor de 20.000 suecos son diagnosticados con demencia cada año y la enfermedad de Alzheimer es la forma más común, ya que representa el 70% de los casos. “Creo que es importante hablar abiertamente sobre la demencia. Debe hacer comprender al familiar por qué la persona enferma lo hace de diferentes maneras”, dijo en el podcast.

El compromiso también llevó a la reina a tomar la iniciativa de crear en 1996 la Fundación Silviahemmet, destinado a capacitar al personal sanitario con una certificación y contribuye al desarrollo de conocimientos sobre las enfermedades demenciales y que ha recibido mucha atención, también a nivel internacional. Otro de los proyectos de la Reina fue la construcción de seis apartamentos en la localidad de Ekerö donde las parejas pudieran seguir viviendo juntas cuando una de ellas padeciera demencia. Pero después de que los vecinos apelaron y acertaron, los apartamentos han estado vacíos desde la inauguración en 2017. “Es una pena. Fue un proyecto de corazón muy bien intencionado”, dijo la reina, que no descarta que la acción pueda ser en parte por prejuicios contra la demencia. “No he preguntado porque creo que puede ser lo que hay detrás y creo que es muy doloroso, creo que es realmente cruel de verdad”, dice.

Debido a que el Alzheimer es una enfermedad hereditaria, la reina tiene un mayor riesgo de desarrollarla ella misma, y ​aconseja a cualquier persona que no esté segura, se sienta olvidadiza o tenga riesgo de vejez que consulte a un médico. “Creo que todo el mundo puede desarrollar esta enfermedad y si yo mismo la padezco, espero tener el apoyo de una familia que entienda lo que es y pueda manejarlo de forma profesional y que esté a mi lado y me incluya. Es importante que no solo termines en una institución, sino que tengas a tu familia contigo”, reflexionó.

“Nunca me he sentido tan mayor”

En la misma conversación, la reina Silvia se refirió al confinamiento al que ella y el rey Carlos Gustavo, ambos mayores de 75 años, se sometieron en el Castillo de Stenhammar a causa de la pandemia del coronavirus. “Nunca me he sentido tan mayor como ahora”, dijo. “Tanto el rey como yo pertenecemos al grupo de más de 70 años y nunca me he sentido tanto como ahora. Antes de la pandemia, tenía mucho que hacer, organizar, visitar, dar discursos, etc., pero de repente el rey y yo nos encontramos en cuarentena durante varios meses en Stenhammar”.

La reina describe la preocupación de que alguien de la familia se enfermara de covid-19, pero dijo que lo que más tristeza le causó fue ver cómo la gente se convirtió en solo una cifra estadística: “Las iglesias estaban cerradas y la gente estaba sola con su dolor. Fue muy difícil ver y no poder ayudar”, dice. Cuando la Agencia Sueca de Salud Pública ha liberado las restricciones, la reina de 76 años reanudó su trabajo donde la demencia es una parte importante.

Anuncios