Noticias

“Rocked My World in the Bedroom”: el príncipe Andrés, representado como “adicto sexual” en un nuevo libro


El autor Ian Halperin, que reúne en su libro testimonios de mujeres que lo conocieron, dice que “no hay duda de que Epstein le proporcionó niñas a Andrés, y esa fue la razón por la que eran amigos”.

Anuncios

El príncipe Andrés de Gran Bretaña, una de las personas de alto perfil implicadas en el notorio caso de Jeffrey Epstein, ha negado repetidamente cualquier irregularidad, diciendo que sus vínculos con el pedófilo condenado fallecido tenían que ver con los negocios y que estaba completamente a oscuras sobre los tratos criminales de Epstein. Ahora, en un explosivo libro del autor Ian Halperin que se publicará próximamente, el hijo de la reina Isabel II es retratado como un “adicto al sexo” y un “amante atrevido”, según los relatos de mujeres que afirman haber sido puestas a disposición del príncipe por el fallecido pedófilo Jeffrey Epstein.

Halperin, cuyo libro “Sexo, mentiras y dinero sucio por la élite poderosa del mundo” se publicará esta semana, dice que habló con al menos una docena de las supuestas pasiones de Andrés, actualmente de 60 años. “La mayoría de las mujeres pintaban a Andrés como un perfecto caballero y decían que era consensual”, afirmó, citando a una de las mujeres, quien explicó por qué consideraba al príncipe como un “amante atrevido”: “No había límites en la cama”, dijo ella. También le dijo al autor que “Andrés sacudió mi mundo en el dormitorio”, pero el autor agregó “se sintió decepcionada porque después de eso… no volvió a saber de él”.

Halperin continuó relatando: “Una de las ex amantes de Andrés dijo que tenía una adicción al sexo porque siempre fue segundo después del Príncipe Carlos… Él comparó su relación con su hermano con la de sus sobrinos Guillermo y Harry. Guillermo es visto como material real, al igual que Carlos, mientras que él y Harry eran los chicos malos… Esto lo llevó a su estilo de vida de playboy. No estaba recibiendo atención; le hizo sentir especial tener a estas hermosas mujeres en su cama”, afirmó el autor. Refiriéndose a la muy rumorada pero no confirmada relación íntima de Andrés con menores de edad, Halperin dijo que no encontró evidencia de eso, aunque dijo que “no hay duda de que Epstein le proporcionó niñas a Andrés, y esa fue la razón por la que eran amigos”.

Halperin afirmó que Andrés tiene una obsesión con las mujeres pelirrojas, y Epstein, quien supuestamente haría todo lo posible para mimar a su amigo de alto perfil, “haría que sus exploradores peinaran las calles en busca de las pelirrojas más hermosas antes de conocerse”. Halperin alega que en algún momento, el príncipe británico comenzó a temer a Epstein, quien fue encontrado muerto en su celda de la prisión de Nueva York el año pasado, poco después de su arresto por cargos de tráfico sexual: “Epstein obtuvo información sobre la gente y la usaría en su contra… En 2011, Andrés estaba de rodillas rogándole a Epstein que nunca revelara nada sobre él. Si Epstein tuviera un príncipe de rodillas, imagine el poder que tenía sobre los demás”, afirmó Halperin.

Los problemas del príncipe Andrés

El duque de York, quien ha estado profundamente implicado en el caso Epstein, a su vez ha negado las acusaciones tan publicitadas de que se acostó con una de las acusadoras de Epstein, la supuesta esclava sexual del multimillonario Victoria Giuffre, insistiendo en que su amistad con Epstein era puramente sobre negocios. Los rumores sobre la supuesta participación de Andrés en la notoria actividad criminal de Epstein cobraron impulso después de que apareciera en línea una imagen del príncipe con su brazo alrededor de la cintura del joven Giuffre.

Según los informes, fue tomada en la casa de Londres de la socialité británica Ghislaine Maxwell, antigua amiga y expareja de Andrés, que fue encarcelada por seis cargos federales, incluidos los de abuso sexual directo y perjurio, a principios de julio y ahora está a la espera de juicio en una prisión de Brooklyn. A pesar de la negación del príncipe de cualquier irregularidad, sus abogados insisten en que el FBI está tratando a su cliente real como un testigo en lugar de un sospechoso.

Durante el verano, su equipo legal estuvo enfrascado en una disputa con el ex fiscal de los Estados Unidos para el distrito sur de Nueva York Geoffrey Berman, quien instó al príncipe a testificar. Su sucesora, Audrey Strauss, también enfatiza que quiere el testimonio del príncipe, aunque el duque insiste en que nadie se acercó a él. El asediado duque ha tenido que dejar la vida pública recientemente después del escándalo que siguió a su desastrosa entrevista con la BBC a fines de 2019, en la que no declaró que lamentaba su amistad con Epstein, alegando que desconocía las actividades criminales del pedófilo condenado. (SPUTNIK)

Anuncios