Secretos Cortesanos

Conozca al príncipe-artista descendiente de la realeza rusa: “Ser un Romanov me llevó a descubrir la cultura y los artistas rusos”


Tataranieto del zar Alejandro III, Rostislav Romanov que reside en el Reino Unido. Gran parte de su familia fue brutalmente ejecutada durante la Revolución Rusa en 1918.

Anuncios

Rostislav, un pintor británico-ruso que reside en el Reino Unido y descendiente de la familia imperial rusa que fue brutalmente ejecutada durante la Revolución Rusa en 1918, describe a sí mismo en Instagram como un “artista que se esfuerza por capturar la belleza y la extrañeza del mundo”. Sobrino nieto del último zar de Rusia, Nicolás II, nació en Illinois en 1985 y pasó su infancia en Inglaterra, pero siempre ha estado rodeado de “historias de Rusia”. Ahora se está preparando para exhibir sus pinturas de paisajes  en Londres y más allá.

“Me siento tanto ruso como británico, lo mejor de ambos países”, dijo Rostislav en una entrevista con RBTH. Explicó que cuando su familia huyó de la Revolución Rusa, decidieron que “en lugar de vivir en una comunidad rusa, deberían integrarse en … su nuevo hogar”. Esto se ha convertido en el principio rector del propio príncipe. “Dondequiera que viajo… mantengo mis ojos y oídos abiertos a culturas nuevas y diferentes. Siempre estoy ansioso por descubrir nuevas formas de pensar y vivir”, dice.

Rostislav describe la casa de Sussex del siglo XVIII en la que creció con un exterior típicamente inglés, pero también una “sensación rusa”, una descripción que “también puede aplicarse a mí”, agrega. La casa tenía artefactos, pinturas y fotos de la familia Romanov en las paredes. Sus padres criaron al príncipe y a sus hermanos en la tradición ortodoxa rusa y recolectaron pequeños íconos y copas rusos de las coronaciones de Romanov. “Ser un Romanov … me llevó a descubrir la cultura y los artistas rusos”, dice.

Su tatarabuelo fue el zar Alejandro III de Rusia (fallecido en 1894) y de su esposa, la princesa danesa Dagmar, quien fue conocida como la zarina María. “A veces pienso que los Romanov sobrevivientes son el secreto mejor guardado del mundo. Me han dicho muchas veces que toda la familia Romanov murió durante la Revolución”, dijo Rostislav Romanov en una entrevista con Insider.. “La gente está muy apegada a su versión de la historia y ciertamente hay una fascinación duradera por mi familia. No rehuyo mi título, pero es bastante obvio con mi apellido, o hay una historia allí o una pretensión. Me gusta la idea de que depende de cada individuo seguir las migas de pan y reconstruir la historia”, agregó.

“Burlado sin piedad” por su sangre azul

Rostislav pasó su infancia en la campiña de East Sussex en Inglaterra y afirma que estar lejos del país de origen de su familia le permitió separarse y formar una identidad propia. “Este fue especialmente el caso cuando se inscribió en el internado de Milton Abbey y comenzó a rodearse de compañeros que no estaban impresionados por su título real y su estatus”, escribe Insider. “No creo que nadie le diera un segundo pensamiento a mi título una vez que me conocieron”, dijo el príncipe . “De hecho, creo recordar que me burlaron sin piedad de eso. Mi esposa y mis amigos todavía me llaman ‘el artista conocido formalmente como príncipe'”.

Huérfano de padre a los 13 años de edad, una pérdida dice le “afectó profundamente”, canalizó su dolor a la pintura y el arte finalmente lo llevó a la Rusia de sus ancestros. A pesar de su historia familiar, el príncipe nunca había vivido allí antes y solo lo había visitado una vez. Asistió con su familia al entierro de 1998 y al funeral de Estado de Nicolás II en San Petersburgo, donde se enamoró de su “patria”. Recuerda que su padre estaba ansioso por volver a Rusia, pero al principio estaba nervioso, ya que había aprendido sobre los peligros del comunismo en la escuela. Todo esto cambió cuando aterrizó en el aeropuerto Pulkovo de San Petersburgo.

“Me sentí como en casa”, dice. “Quería ver lo que veían los rusos y caminar por donde caminan los rusos”. Terminó quedándose allí desde 2009 hasta 2012, cuando regresó al Reino Unido: “Fui el primer miembro de mi familia en regresar y vivir en casa”, dijo Rostislav. “La historia y la cultura rusas han tenido una gran influencia en mi trabajo”.

Actualmente el príncipe reside en el Reino Unido con su esposa y su hijo, Leon, donde continúa trabajando en su arte. “Me fascina el arte popular ruso, los colores, la música y la literatura. Realmente me habla directamente del alma”, agrega Rostislav. “Cada vez que tengo la oportunidad, regreso a casa, no solo a Moscú y San Petersburgo, me gusta viajar mucho a los rincones más lejanos del país. Recientemente ha sido más desafiante ya que he tenido problemas de salud, pero me estoy recuperando y Espero viajar de nuevo pronto. No puedo esperar para mostrárselo a mi hijo”, dijo.

“Quiero, y espero, que mi trabajo sea más ruidoso que mi título”, dijo. “No elegí ser un príncipe, pero elegí ser un artista; ahora me doy cuenta de que para mí estas identidades no están separadas. Al fin y al cabo, ¿por qué es importante en Instagram? Es una plataforma visual para que la gente consuma estímulos visuales; un título no es visualmente interesante”, agregó. “La gente puede seguirme por mi nombre y título, pero espero que se queden por el arte”, reflexionó.

This entry was posted in: Secretos Cortesanos

por

MONARQUIAS.COM, nacido en 2017 con el nombre de Secretos Cortesanos, es un sitio web de noticias e historias sobre la realeza con más de 1 millón de lectores anuales.