Noticias

Preocupación por la princesa Margarita de Suecia: aislada por el coronavirus y con problemas económicos


La hermana mayor del rey Carlos Gustavo, quien no ha sido vista junto a la familia real sueca en más dos años, despertó la preocupación de sus allegados en el contexto de la pandemia.

Anuncios

La princesa Margarita, hermana mayor del rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, quien no ha sido vista junto a la familia real sueca en más dos años, despertó la preocupación de sus allegados en el contexto de la pandemia.

La anciana princesa, de 85 años, vive sola en las afueras de Chipping Norton en Oxfordshire, Inglaterra, desde la muerte de su esposo, el británico John Ambler, pero cuando el coronavirus llegó al país y el gobierno estableció fuertes restricciones de circulación y aislamiento social, la princesa se aisló aún más y poco se pudo saber sobre ella. “Para la familia real, esto es, por supuesto, un motivo de preocupación”, escribió esta semana el diario Svenskdam.

En el Reino Unido, la vida de Margarita es anónima y tranquila. Nacida en 1934, hija mayor del príncipe Gustavo Adolfo de Suecia y la princesa alemana Sibila de Sajonia-Coburgo, Margaretha no ha tenido otras asignaciones sociales más que la inauguración anual de los bazares navideños de la Iglesia de Suecia en Londres, pero no asistió a esta cita en los últimos años. La última vez que se la pudo ver públicamente en Estocolmo junto a la familia real fue en el bautismo de la princesa Adrienne, nieta del rey, hace dos años.

La revista sueca Svensk Dam aprovechó una entrevista con su hermana, la princesa Birgitta, para pedir noticias sobre Margarita: “Todos hemos luchado contra el coronavirus. Pero es importante seguir las reglas. No he hablado con ella desde hace una semana, pero sé que está bien”, dijo su hermana menor, que permanece en contacto regular con sus hermanas, al menos por teléfono.

El coronavirus golpeó duramente a Gran Bretaña, llegando a contabilizarse hasta 4.000 casos positivos por día desde el inicio de una segunda oleada de contagio. En algunas partes del país, el número de muertos es alrededor de un 40% más alto de lo que ha informado el gobierno, según nuevas estadísticas, lo que ha despertado la preocupación por Margarita.

En Oxfordshire, solo los vecinos más cercanos saben que ella es una princesa, pero reconocen que lleva una vida demasiado normal. Los residentes testifican que es “agradable”, pero que le gusta estar sola.

“A menudo sale a pasear, por lo que normalmente nos encontramos. No la conozco muy bien, pero siempre es muy agradable y conversadora cuando nos encontramos”, dijo un vecino a un periódico sueco. “En el pueblo nos conocemos porque es muy pequeño y a veces se ve a todo el mundo en el pub. Pero nunca he visto a la princesa allí”, agregó.

Margarita de Suecia solía vivir en la hermosa mansión Chippinghurst con John. Pero en 1994, la empresa de transporte del marido quebró y las finanzas de la pareja se agotaron repentinamente, tras lo cual se vieron obligados a mudarse de la casa y la princesa terminó en una vivienda más humilde en Chipping Norton.

Desde entonces se ha escrito mucho sobre la situación financiera de la princesa y el diario británico Daily Mirror se sorprendió cuando descubrieron que viajaba con la aerolínea de bajo costo Ryanair. Afortunadamente, el rey intervino cuando tuvo ella unos años difíciles: “La dejó vivir en Drottningholm. Ella ha tenido un pequeño refugio allí. El rey es quien cuida a su familia, y no deja a las hermanas abandonadas”, dijo el periodista y experto real Barbro Hultman.