Secretos Cortesanos

Wood Farm, la granja de Isabel II, oculta uno de los capítulos más oscuros de la Casa de Windsor


Allí está sepultado el príncipe Juan, víctima de la epilepsia, quien fue apartado de la familia real a la edad de 11 años.

La reina Isabel II y el príncipe Felipe se mudaron a Sandringham para terminar sus vacaciones de verano, luego de varias semanas en el Castillo de Balmoral en Escocia, donde la reina ha disfrutado de las visitas de su familia a pesar de la amenaza del coronavirus. Pero ahora, la monarca, de 94 años, se ha mudado a Wood Farm, una propiedad apartada donde el príncipe consorte, de 99 años, suele permanecer la mayor parte del tiempo desde que se jubiló. Se dice que allí el duque de Edimburgo disfruta de actividades tranquilas en la granja, como leer, pintar y conducir un carruaje de caballos.

Pero esta modesta granja ubicada en la propiedad campestre privada de la familia real tiene una larga historia y forma una parte de una página muy vergonzosa de la historia real. En esta casa residió el príncipe Juan (John), el menor de los seis hijos del rey Jorge V, el abuelo de la reina, desde que fuera enviado allí en 1917 hasta su muerte a la edad de 13 años en 1919. El joven príncipe sufría de epilepsia -enfermedad que no se trató como un trastorno neurológico normal hasta unos 20 años después de la muerte del príncipe- y fue atendido amorosamente por su niñera Charlotte ‘Lala’ Bill.

El príncipe disfrutaba en su mayor parte de una vida real normal y aparecía frecuentemente en público junto a sus hermanos y padres. Pero la condición de “Johnnie” empeoró cuando cumplió los 11 años de edad y, por recomendación de los médicos, fue enviado a Sandringham con su niñera para mantenerlo lejos de la vista del público. En los últimos años de su vida, cuando su condición se deterioró, su abuela, la reina Alejandra, mantuvo un jardín en Sandringham especialmente para él y era, según muchos biógrafos, la única visita familiar que el pequeño recibía.

Cuando Johnnie murió de una convulsión grave en Wood Farm en 1919, su funeral fue diferente a otros funerales reales, ya que se permitió la asistencia del personal doméstico. Según uno de los asistentes, “todas las personas de la finca fueron y se pararon alrededor de las puertas y su tumba estaba completamente cubierta de flores”. La reina María escribió que su fallecimiento fue “una gran liberación”.

Para muchos, el hecho de que la familia real haya ocultado al príncipe es una página vergonzosa de la historia de la Casa de Windsor. Sin embargo, según un documental de la TV británica, gran parte de la información existente sobre el príncipe Juan está “basada en rumores y rumores, precisamente porque se han revelado muy pocos detalles de su vida y sus problemas” y la Asociación Británica de Epilépticos declaró públicamente que no hubo “nada inusual en lo que hicieron [el Rey y la Reina]”. “En ese momento, las personas con epilepsia fueron apartadas del resto de la comunidad. A menudo los colocaban en colonias de epilepsia o instituciones mentales. Se pensó que era una forma de enfermedad mental”.

Algunos han señalado que debido a su condición, el príncipe probablemente fue enviado lejos del centro de atención pública para hacer más fácil y placentera su vida. El biógrafo Denis Judd cree que el “aislamiento y la ‘anormalidad’ del príncipe Juan deben haber sido inquietantes para sus hermanos y hermana”, ya que había sido “un niño pequeño amistoso y extrovertido, muy querido por sus hermanos y hermana, una especie de mascota para el familia”. Los extractos del diario de su madre lamentan su muerte hasta las últimas anotaciones, aunque su hermano, que más tarde se convirtió en el rey Eduardo VIII, se mostró menos comprensivo con su condición.