Noticias

Tailandeses cuestionan desorbitantes gastos del rey en compra de aviones durante la pandemia


Mientras el país caía en recesión, la corte de Vajiralongkorn adquirió una flota de 38 aviones y helicópteros.

Anuncios

La familia real de Tailandia acumuló una flota del tamaño de una aerolínea de 38 aviones y helicópteros, según reveló una figura de la oposición líder después de emprender una investigación sin precedentes sobre los gastos del rey Maha Vajiralongkorn, la familia real y la corte. Thanathorn Juangroongruangkit hizo la revelación mientras Tailandia lucha contra una profunda recesión económica causada por la pandemia de Covid-19, y unos días antes de una manifestación planificada por manifestantes estudiantiles que están rompiendo tabúes de larga data al cuestionar el gasto real.

“La gente está furiosa por esto, especialmente cuando se mira la macroeconomía”, dijo Thanathorn al Financial Times. “Se prevé que el crecimiento del PIB de Tailandia sea un 8% negativo en el mejor de los casos este año, por lo que necesitamos todos los recursos que tenemos para gastar en la recuperación”. Thanathorn era líder de Future Forward , un partido de oposición respaldado por jóvenes que se convirtió en el tercero más grande en el parlamento después de las elecciones del año pasado hasta que en febrero de este año el gobierno lo disolvió.

Los parlamentarios del partido se reagruparon bajo el nombre Move Forward y comenzaron a investigar públicamente los gastos de la monarquía. Según un inventario de aviones presentado por el primer ministro Prayuth Chan-ocha, la flota real incluye cuatro aviones comerciales Boeing y tres Airbus, tres Sukhoi Superjet 100 de fabricación rusa, cuatro Northrop F5-E ligeros, aviones de combate y 21 helicópteros, incluidos tres que entrarán en servicio el próximo mes. Los costos de mantenimiento, combustible, apoyo en tierra y otros costos de la flota totalizan casi US$ 64 millones, según el documento revelado por Financial Times.

El rey Vajiralongkorn, que vive en Alemania con un séquito femenino pero suele regresar a su país esporádicamente, consolidó el funcionamiento de su consejo privado, la oficina de la casa real y la oficina de seguridad real en una sola oficina real, que según cifras oficiales tiene un presupuesto miles de millones para el próximo año fiscal, una cifra que ha aumentado más del 100% desde 2018. Move Forward solicitó detalles de este gasto a la oficina de presupuesto del gobierno, pero no hubo respuestas: “Es dinero de los contribuyentes, por eso tiene que ser transparente”, lamentaron. “Estas cosas no son transparentes”.

Durante la crisis causada por el coronavirus, el rey Vajiralongkorn estuvo en gran parte ausente de su reino, sobrellevando su vida en un resort de lujo en los Alpes bávaros. El monarca, de 66 años, disfruta de un permiso especial para residir en el Hotel Sonnenbichl en Garmisch-Partenkirchen y según las autoridades locales el hotel no está abierto para alojamiento normal. El rey y su séquito (en el que se calcula hay una veintena de “concubinas”) tienen un permiso especial porque son un “grupo único y homogéneo de personas sin fluctuaciones”.

El rey es conocido por su comportamiento excéntrico. Sucedió oficialmente a su padre en el trono en octubre de 2016 y fue coronado durante una magnífica ceremonia en mayo de 2019. En lugar de seguir los pasos de su padre, que era venerado por muchos tailandeses, Vajiralongkorn a menudo se ve envuelto en escándalos.”El comportamiento del rey durante la crisis del coronavirus ha sido un desastre para la reputación de la monarquía tailandesa”, dijo el periodista y activista Andrew MacGregor Marshall, y agregó que el rey es un “monarca atribulado, sádico y autoritario que no debería tener lugar en el siglo XXI”.

Marshall, el autor del libro “Un reino en crisis” -censurado en Tailandia-, puede decir lo que quiera sobre el rey Vajiralongkorn pero en el país asiático este tipo de críticas sería severamente castigada bajo una draconiana ley de lesa majestad, que prohíbe cualquier declaración u opinión despectiva sobre el rey y la familia real. Cualquiera que viole la ley enfrenta hasta 15 años de prisión.

Anuncios