Conversaciones

La reina Paola de Bélgica detuvo a Alberto II en su intento de reconocer a Delphine Böel


“Paola es italiana y los valores familiares son importantes para ella. Para ella fue muy difícil descubrir que su marido tenía un hijo secreto”, explica el experto belga Wim Dehandschutter a SECRETOS CORTESANOS.

¿Qué sucedió tras las puertas del palacio para que el rey Alberto II retardara tantos años el reconocimiento de que Delphine Boel es su hija? Wim Dehandschutter, periodista belga especializado en asuntos de la monarquía para el diario Het Nieuwsblad explica que existieron cuatro factores importantes en la lucha de la corte contra Delphine, mencionando primero que el rey, quien abdicó en 2013, “no quería recordar el doloroso pasado” de sus años en los que su matrimonio con la princesa Paola estuvo prácticamente roto. Además, reconoce que Alberto “ha sido acorralado como figura pública” para que acepte su responsabilidad pero la reina Paola “lo detuvo en su intento de reconocer a Delphine”. Por otra parte, lo más doloroso para Delphine, fue que Alberto II “no creía que ella fuera su hija” pese al enorme parecido que la artista guarda con otros miembros de su familia como la reina Astrid (su abuela) o la gran duquesa Josefina-Carlota de Luxemburgo (hermana mayor de Alberto). “Nunca digas que te pareces a mi madre. ¡Nunca vuelvas a decir eso!”, habrían sido las últimas palabras que Alberto II le dijo a su hija antes de que el asunto llegara a la Justicia.

Anuncios

¿Quién es Delphine Boel y por qué su caso es tan resonante?

Las conclusiones científicas muestran que el rey Alberto II es el padre biológico de Delphine Boël, anunció el rey retirado en un seco comunicado de prensa tras recibir los resultados de una prueba de ADN en enero. La comparación de su material genético confirmó su conexión sanguínea. La noticia no fue una sorpresa. Las similitudes físicas eran demasiado llamativas para eso: la misma nariz de los Sajonia-Coburgo, la misma frente alta, el mismo mentón. De tal palo tal astilla. Como su abuela, porque Delphine se parece aún más a la reina Astrid, la madre de Alberto. Mira sus ojos. La vida anónima de Delphine terminó definitivamente en 1999, cuando su existencia fue revelada en los medios. Ella tenía 31 años en ese momento y se ganaba la vida como artista en Londres. Su marca registrada: esculturas de colores brillantes en papel maché. Alberto, mientras tanto, rey de los belgas, se negó a admitir públicamente que era su hija y también dejó de enviar entradas. Cuando Delphine lo llamó, él respondió furiosamente: “¡No eres mi hija!” Delphine respondió: “¡Ridículo! Cualquiera puede ver que tengo los ojos de la reina Astrid”. Él de nuevo: “Nunca digas que te pareces a mi madre. ¡Nunca vuelvas a decir eso! ¿Cómo te atreves?” Fue el último contacto entre Alberto y Delphine, quien comenzó a usar su arte como una salida para sus frustraciones. Incorporó coronas, banderas belgas y lenguaje rudo (¡Mierda! ¡Hipócrita!…) en su papel maché y luego en pinturas y esculturas. Era su grito artístico de atención. Su atención. Pero él no quiso escuchar. Los años pasaban en un silencio ensordecedor, y Delphine parecía resignarse gradualmente a su destino.

“Este reconocimiento es una victoria moral para Delphine, pero Alberto no tiene absolutamente ningún sentimiento paternal por ella. Y creo que se da cuenta de que es imposible crear una relación”.

WIM DEHANDSCHUTTER

Una cuestión interesante es por qué acudió repentinamente a los tribunales en junio de 2013. Para comprender esa decisión, es necesario saber qué sucedió un mes antes. Su hija Josephine había terminado en el hospital con neumonía. Fueron días difíciles para Delphine, que desde el nacimiento de Josephine en 2003 ha vuelto a vivir en Bélgica con su marido irlandés-estadounidense Jim O’Hare. Sus dos hijos (también tiene un hijo, Oscar, que nació en 2008) habían llegado a una edad en la que preguntaban por sus abuelos. También sobre el hombre que conocieron por los retratos oficiales en la escuela, los discursos navideños en la televisión y su imagen en sellos y monedas de euro. Allí, en el hospital, Delphine cambió de opinión. Si su verdadero padre había roto todo contacto, tendría que hacer un último intento. Decidió exigir su test de ADN. Eso resultó ser una prueba larga y dolorosa. Alberto se negó a cooperar durante años, hasta que se vio obligado a hacerlo, bajo amenaza de una multa.

El análisis de ADN del rey Alberto II demostró sin duda que es el padre biológico de Delphine, ¿por qué se niega a tener una relación con ella después de reconocerla?

—Este reconocimiento es una victoria moral para Delphine, pero Alberto no tiene absolutamente ningún sentimiento paternal por ella. Y creo que se da cuenta de que es imposible crear una relación. .

¿Por qué Alberto escondió la existencia de esa hija y qué papel jugaron el rey Balduino y la reina Fabiola en esa situación?

— En primer lugar, porque no quería recordar el doloroso pasado. Delphine es un recuerdo vivo del período más doloroso del matrimonio del rey, luego el príncipe, Alberto y Paola. Ya no quiere rasgar esas heridas. Alberto conoció a su amante, la baronesa Sybille de Selys Longchamps, en el verano de 1966. Delphine nació en 1968. Alberto y Paola vivían separados el uno del otro. Y cuando ambos estaban en el castillo de Belvédère en Laeken, cerca de Bruselas, cada uno dormía en un ala diferente. Al final, Balduino accedió al divorcio, al igual que el gobierno. Pero fue, según Sybille, quien detuvo el proceso de divorcio. Y entonces sucedió algo maravilloso: a principios de la década de 1980, las tensiones entre Alberto y Paola se habían suavizado. Una versión es que la religiosa princesa Astrid ha vuelto a unir a sus padres a través del Movimiento Carismático.

Delphine está relacionada con una página muy dolorosa en la historia de la familia real, causó demasiado daño a la imagen. Si Alberto hubiera admitido su existencia desde el principio, se habría ahorrado mucho sufrimiento

WIM DEHANSCHUTTER

En segundo lugar, porque Paola lo detuvo en su intento de reconocer a Delphine. Paola es italiana y los valores familiares son importantes para ella. Para ella fue muy difícil descubrir que su marido tenía un hijo secreto. Paola incluso le habría prohibido a Alberto hablar de Delphine en casa y, desde luego, en público. A su edad y en esta (feliz) parte de su matrimonio, Alberto no quiere perturbar la armonía. Entonces él guarda silencio. Aunque esto significa que será mencionado en la historia como “el rey infiel que rechazó a su hija biológica”.

En tercer lugar, porque ha sido acorralado como figura pública. Bélgica conoció a Delphine Boël en 1999. Poco después, en su discurso de Navidad, el rey Alberto se refirió a la crisis matrimonial de treinta años antes. No mencionó a Delphine por su nombre, pero admitió su existencia de manera velada. Desde entonces ha guardado silencio sobre ella en todos los idiomas. Sin embargo, varias personas han intentado hacerle cambiar de opinión. Especialmente en 2005, cuando Delphine concedió cada vez más entrevistas. El ministro que aconsejó al rey que resolviera el problema de Delphine recibió un mensaje claro: “Yo también quiero. Pero cada vez que el nombre Delphine cae en casa, algo me detiene”. Así que otra vez, Paola. Esto sería algo doloroso en cualquier familia. Pero como figura pública, Alberto está completamente acorralado. Supongamos que de repente cedió, algo que rechazó durante veinte años, lo experimentaría como una pérdida de prestigio.

Y además, porque ya no creía que Delphine sea su hija. Hay fotos de Alberto con la pequeña Delphine. A principios de la década de 1970 vivieron con Sybille de Selys Longchamps y su hija en Knokke, una ciudad elegante y cara en la costa belga, y tendría una presencia destacada durante toda su infancia. Ella le dio el sobrenombre de “Papillon”, en francés para mariposa. Sin embargo, Delphine no se enteró de quién era su padre biológico hasta los dieciocho años. Incluso después de la separación con Sybille, Alberto siguió viéndola. Pero en 2001, dos años después de que se filtrara su existencia a los medios, hizo estallar todo contacto.

“Paola es italiana y los valores familiares son importantes para ella. Para ella fue muy difícil descubrir que su marido tenía un hijo secreto”.

WIM DEHANDSCHUTTER

¿Cómo crees que se sienten ahora los otros tres hijos de Alberto?

—Los tres hijos tienen otra actitud hacia Boël. Delphine sabe que Laurent siente simpatía por ella. Se conocieron una vez en una fiesta y él conversó ostentosamente con ella mientras era filmado por un equipo de televisión. Pero ella no se acerca a él. Creo que a Laurent le gusta Delphine porque ambos tienen una mala relación con su padre, Alberto. Delphine sin embargo no puede contar con el apoyo de Astrid. La princesa, que a menudo visita a sus padres y también viaja con ellos, está claramente del lado de su padre. ¿Y Felipe? Siempre afirmó que el caso era un “problema de su padre”. Aunque, y esa es mi opinión personal, el reconocimiento oficial de Delphine Boël debe ser una buena noticia para el rey Felipe. La obstinada negativa del rey Alberto repercutió negativamente en la familia real. Y de esa manera al rey Felipe, que ha estado a cargo allí durante siete años. Mientras no hubiera claridad sobre la conexión sanguínea, le resultaría difícil acercarse a ella. Ahora no tiene excusa para ignorarla. No, no tiene que organizar una ceremonia de bienvenida para Delphine en el palacio real ni tiene que enviarle una invitación para la fiesta nacional o el Día del Rey. Tampoco tiene que comprarle un cuadro y colgarlo en el palacio entre el arte de Jan Fabre y Michael Borremans. Puede acercarse a ella como una mujer con el mismo padre que él. Y respetarla. Esa sería la victoria tanto para Felipe como para Delphine.