La “burbuja de Su Majestad”: Isabel II se hospeda en una modesta granja donde realiza las tareas del hogar

Isabel y Felipe

La reina decidió acortar sus vacaciones de verano en Escocia y pasar las últimas semanas de su retiro campestre, cerca del mar, donde anteriormente sorprendía a los invitados realizando las tareas del hogar.

Anuncios

La reina de Gran Bretaña, Isabel II, ha optado por terminar su verano no en el castillo de Balmoral, su refugio habitual hasta finales de septiembre en las Tierras Altas de Escocia, sino en la relativamente modesta Wood Farm, una pequeña casa ubicada dentro del Sandringham Estate, la propiedad privada de la familia real en Norfolk, a 155 kms. de Londres. Allí, durante dos semanas, hasta que regrese al Palacio de Buckingham y a sus funciones oficiales en octubre, la monarca de 94 años se hospeda con el príncipe Felipe, de 99 años en la casa de campo de cinco habitaciones que ha sido la residencia principal del consorte desde 2017, cuando se retiró de las funciones públicas.

“En comparación con la vida real normal en el Palacio de Buckingham, Balmoral y Sandringham, la vida en Wood Farm es simple”, explicó Harry Mount, autor de How England Made the English. “El príncipe Felipe no se mantiene firme en las ceremonias y ha establecido su vida diaria en Wood Farm que está lejos de la tontería de la vida real formal. El personal no usa librea real, y la reina conoce bien la cocina de Wood Farm. La monarca es hábil en las tareas domésticas”.

“Una vez… al final del almuerzo, escuché a alguien decir: ‘Yo lavaré los platos’. Me di la vuelta y allí estaba la reina con sus guantes amarillos para lavar la vajilla”, recordó un antiguo empleado de la casa real. Se dice que la antigua primera ministra Margaret Thatcher, invitada a comer en Wood Farm, quedó atónita al ver a la monarca lavando sus propios platos. A su regreso a Londres, Thatcher decidió enviar a la reina un muy adecuado para agradecerle su estadía en Balmoral, como explica la biógrafa real Lady Colin Campbell dijo: “Una vez, cuando la Sra. Thatcher estaba en Balmoral, notó que la Reina estaba lavando los platos sin guantes. Entonces, Thatcher fue y le compró unos guantes de goma y se los envió, lo cual fue un gesto bastante dulce”.

Aunque Isabel II se ha hospedado con bastante frecuencia en Wood Farm junto al príncipe Felipe, a menudo durante una semana a fines de octubre, es raro que pase tiempo en Norfolk en septiembre, que suele ser la temporada en que prefiere estar en Escocia.

Sandringham es esencialmente el más grandioso de los refugios de caza reales, y la temporada de faisán no comienza hasta el 1 de octubre. Durante la temporada de caza, la reina a menudo ayuda, se coloca detrás de las armas y recoge faisanes con su perro de caza. Además, en Sandringham, el príncipe Felipe puede dedicarse a su nuevo placer: su granja de trufas que, después de 12 años de cuidados, ahora está produciendo una valiosa cosecha anual de trufas negras.

Ahora, la reina y el príncipe Felipe tendrán mucho tiempo juntos solos antes de regresar a Londres después del largo confinamiento causado por la pandemia del coronavirus. Este regreso, sin embargo, no está del todo confirmado ya que Gran Bretaña teme por un segundo y más letal rebrote de Covid-19. Antes de su estancia de verano en Balmoral, la reina se había recluido en el Castillo de Windsor con Felipe y un pequeño personal doméstico desde marzo. Durante cuatro meses, antes de trasladarse a Balmoral, permanecieron aislados en el castillo junto al grupo de leales apodado “HMS Bubble” (la burbuja de Su Majestad).

La monarca tenía deberes reales mínimos en Windsor, además de sus conmovedores discursos a la nación sobre el coronavirus y el 75º aniversario del Día de la Victoria en Europa, sus reuniones de Zoom con el público y otros miembros de la Familia Real. El duque de Edimburgo también hizo raras incursiones en Windsor en julio, para la boda de su nieta, la princesa Beatriz de York, y para entregar su papel de coronel en jefe del regimiento de rifles a la duquesa de Cornualles. Su estadía forzosa en Windsor y Balmoral fue claramente un éxito tal que decidieron extender su verano en Wood Farm. Sin embargo, no serán unas vacaciones completas.

En la granja, la reina seguirá inspeccionando las cajas rojas que contienen documentos confidenciales del Gobierno, como lo ha hecho diligentemente desde que llegó al trono en 1952, informó un reporte del Telegraph. Además, se la mantendrá en contacto con los asuntos políticos a través de su secretario privado, Sir Edward Young, y seguirá teniendo sus audiencias semanales con el primer ministro Boris Johnson de manera telefónica, tal como lo ha hecho desde marzo. Si no fuera por todo esto, su estadía en Wood Farm estaría muy lejos de su frenética vida normal en el palacio.

Wood Farm es una granja de tamaño decente, pero diminuta comparada con la enorme grandeza de la vecina Sandringham House. Comprada por el Príncipe de Gales (más tarde Eduardo VII, bisabuelo de Isabel II) en 1862, Sandringham fue reconstruida en 1870 con salones destinados a la entretención de la familia real y sus invitados. A varios kilómetros, cerca del pueblo de Wolverton y del mar, se encuentra Wood Farm, construida en ladrillos marrones y tejas beige. “Está justo en la costa, bastante remoto, muy poco grande”, explicó Hugo Vickers, biógrafo de la duquesa de Windsor y la reina María, que ha visitado la casa. “La reina en realidad va mucho allí. Es un mito decir que el príncipe Felipe está sentado allí solo. A menudo sube al tren para verlo”.

Wood Farm ha sido parte de las propiedades reales desde que el Príncipe de Gales compró la casa en 1862. El príncipe John (1905-19), el hijo menor de Jorge V y la reina María, vivió en Wood Farm durante toda su existencia hasta su muerte prematura por epilepsia a la edad de 13 años y allí fue enterrado. A menudo era trasladado de Wood Farm a Sandringham para visitar a su abuela, la reina Alejandra. Wood Farm fue una granja de arrendatarios hasta hace 50 años y allí vivían cocineros, valets y mucamas que prestaban servicios en Sandringham. Felipe decidió entonces hacerse cargo de Wood Farm y la adoptó como su casa de campo preferida.

Sandringham House sigue utilizándose en Navidad y para grandes fiestas privadas de la familia y partidas de caza. Al príncipe Carlos le gusta visitar la casa grande para los fines de semana literarios con escritores destacados. Pero, cuando solo están el pFelipe y la reina en la finca, es más económico quedarse en Wood Farm. “Es mucho más modesto, una vida mucho más normal, en Wood Farm”, dice Vickers. “El mobiliario es modesto, lo que les gusta a ellos”. Felipe pasa la mayor parte de su tiempo allí desde que se retiró de la vida pública, aunque la mayor parte de los miembros de la Familia Real son más devotos de Balmoral.

“Wood Farm, para la reina y el príncipe Felipe será un regreso a lo que ambos consideran uno de los momentos más felices y normales de sus vidas, desde 1949 hasta 1951, que pasaron en Malta. Allí, el príncipe Felipe era un joven oficial naval y la entonces princesa Isabel era esposa y madre del príncipe Carlos y la princesa Ana, antes de que su vida de deber asumiera realmente el control al llegar al trono en 1952”, relató Mount. “Y así, durante un breve período de su matrimonio de 73 años, la reina y el príncipe Felipe vuelven a estar relativamente libres de deberes y junto al mar. ¡Qué felicidad!”.