“Churchill dijo que Guillermina era el único hombre del gobierno holandés, pero eso no la hacía perfecta”


El periodista holandés y corresponsal de la realeza Hans Jacobs rememoró con SECRETOS CORTESANOS la figura de la reina Guillermina después de cumplirse 140 años de su nacimiento, el 31 de agosto. La monarca, primera mujer que ocupó el trono de los Orange, jugó un papel histórico durante la II Guerra Mundial, papel que más tarde sería cuestionado: “Guillermina se convirtió en el símbolo de la resistencia formidable contra el ocupante alemán del país. Pero la forma en que la ven y la juzgan también ha cambiado a lo largo de los años”, reconoce el periodista. Al participar de #ConversacionesConSC, Jacob se refirió además al príncipe consorte, Enrique de Mecklemburg-Schwering, a quien la corte negó un papel prominente: “Deja a un hombre inactivo y buscará cosas que hacer”, resumió.

— La reina Guillermina es recordada como una mujer valiente, pero las nuevas generaciones no saben mucho de ella, ¿cómo era ella como esposa y madre?

— Tienes que ser bastante mayor para recordar algo sobre la reina Guillermina. Quiero decir, ella abdicó hace 72 años y falleció en 1962. El conocimiento sobre ella proviene de libros y películas, o quizás lecciones de historia. La forma en que la miramos ahora es sin duda diferente a sus contemporáneos. Su matrimonio no fue feliz y eso influyó en cómo la Familia Real maneja la posición de la pareja del monarca reinante hasta el día de hoy. El príncipe Enrique tenía una vida vacía, no obtenía ingresos estatales y encontraba “compensación” en actividades menos virtuosas. La reina Máxima tiene sus propios ingresos y puede tener su propia agenda, incluido el trabajo para las Naciones Unidas. Guillermina, como madre, debe ser juzgada en su tiempo y con el conocimiento de que solo tuvo una hija. La continuación de la monarquía dependía de ese hijo. En esas circunstancias tiende a tener mucho cuidado. Y la propia Guillermina había llevado una vida muy protegida, especialmente cuando era niña, por lo que no tenía mucha experiencia en la que basarse.

— Este año, el rey Guillermo reconoció que los judíos “se sintieron abandonados” por su bisabuela. ¿Cuál fue el papel de Guillermina durante la guerra?

— La reina Guillermina se convirtió en el símbolo de la resistencia formidable contra el ocupante alemán del país. Pero la forma en que la ven y la juzgan también ha cambiado a lo largo de los años. Quiero decir, al comienzo de la guerra, su partida a Londres fue vista como un acto cobarde, y solo cuando la verdadera naturaleza de la ocupación salió a la luz, la gente se dio cuenta de que era una decisión sabia. Guillermina era terca, no muy propensa a escuchar; a veces eso era bueno, pero no era tan democrático. Pero de nuevo, eso tiene la ventaja de la retrospectiva. Churchill dijo que ella era el único hombre en el exilio del gobierno holandés, pero eso no la hacía perfecta. Dio discursos para animar a su pueblo, pero después de la guerra, y cada vez más en los últimos años, se notó que hablaba poco sobre los judíos y su destino. Mirando hacia atrás una vez más, y teniendo en cuenta cómo se sienten los judíos, el rey aceptó y se dio cuenta de que la reina Guillermina podría y debería haber hecho más.

— El príncipe Enrique pasó a la historia casi desapercibido, a diferencia del príncipe Bernardo, ¿hizo alguna contribución valiosa a la historia holandesa? ¿Es cierta su reputación de bebedor, jugador y mujeriego?

— Deja a un hombre inactivo y buscará cosas que hacer. Recuerda que en aquellos años los matrimonios reales no eran matrimonios por amor, sino relaciones de conveniencia. Resultó que Guillermina y Enrique tenían poco en común, y él no obtuvo ingresos estatales (un error que no se repitió a partir de entonces con Bernardo, Claus y Máxima) y fue excluido de los asuntos estatales. ¿Qué le quedó? La caza, tanto de animales como de placer extramatrimonial. La mayor parte de eso fue encubierto, y dado que no era muy relevante para la monarquía, sigue siendo una figura desconocida e inadvertida. Ciertamente con mala reputación. ¿Y su valiosa contribución? Simple: gracias a él se perpetuó la monarquía, a través de su hija Juliana.

— La monarquía holandesa luce muy sólida y se deshizo de graves escándalos como los ocurridos en España o Inglaterra, ¿qué diferencia a los Orange de otras familias reales?

— ¿Una gran diferencia con el Reino Unido? ¡Cómo funcionan los medios! Más privacidad y menos escrutinio en Holanda significa menos escándalos. ¿Pero tenemos menos escándalos? Creo que marca la diferencia cuando no se vigila de cerca, como hacen los tabloides británicos. O los medios argentinos. Creo que la familia real tuvo su parte de conmoción. Pero la resonancia en el exterior es pequeña. Veo un paralelo entre el príncipe Bernardo que acepta sobornos de “Lockheed” para mantener a sus hijos extramatrimoniales y el rey Juan Carlos I, que recibe dinero y se siente “intocable”. Bernardo probablemente no escaparía de la cárcel si hubiera sucedido ahora. Los miembros de la familia real holandesa se divorcian, al igual que los Windsor, pero sus parejas no manifestaron sus diferencias a través de los medios, como Carlos y Diana. Y exparejas abandonaron el país y guardaron silencio: se evitó el escándalo. Pero también está la princesa Margarita [de Borbón-Parma, prima del rey] en 2003, quien salió con su esposo con muchas acusaciones contra su familia. Y estaba Guillermo que encontró a su futura esposa en Argentina. Su elección provocó un intenso debate. No por Máxima, sino por su padre y su pasado.

Si llegaste hasta aquí… Es porque te interesan las historias sobre las monarquías que publicamos en Secretos Cortesanos. Aquí estamos dispuestos a continuar agregando valor a nuestros contenidos y cuenta contigo para continuar. APORTA AQUÍ