Conversaciones

Wim Dehandschutter: “Astrid cambió la imagen de la monarquía belga; fue la cuarta reina, pero la primera que fue tan popular”


El 85 aniversario del fallecimiento de la reina Astrid de Bélgica es el motivo por el cual entrevisté a Wim Dehandschutter, periodista belga del diario Het Nieuwsblad y un gran especialista en asuntos de la monarquía de su país. Astrid, abuela del actual rey Felipe, tenía 29 años cuando un accidente automovilístico le quitó la vida, una muerte que trastornó a la familia real belga y conmocionó a la sociedad.

Joven hermosa, princesa aplicada y madree cariñosa, Astrid fue “extremadamente popular entre los belgas” ya que combinó la estética de una estrella de cine con la de una apariencia real tradicional” y, además, “era de mente abierta”, explica el especialista. Dehandschutter además explica que parte de la leyenda de Astrid fue alimentada por una campaña de relaciones públicas que ella mismo puso en marcha en cuanto llegó a Bélgica desde su natal Suecia: “Estableció una verdadera campaña de relaciones públicas con su esposo para aparecer como una familia muy común cuando la crisis económica condujo al desempleo en todas partes”. “Creo que ella cambió especialmente la imagen de la monarquía belga. Ella fue la cuarta reina en la historia, pero la primera que fue tan popular”, opina.

Lea a continuación esta imperdible entrevista:

P: Hace 85 años, la Reina Astrid murió en un tremendo accidente y la conmoción fue mundial: ¿Quién fue Astrid y por qué su muerte fue tan impactante para Bélgica?

R: Astrid era una princesa sueca, hija del príncipe Carl de Suecia y la princesa Ingeborg de Dinamarca. Leopold conoció a Astrid en 1925, cuando le presentaron a las tres hijas de Carl e Ingeborg durante una estancia en el Alto Norte. El más joven de los tres inmediatamente llamó su atención. Brillantes ojos verdes, cabello castaño y una tez limpia y fresca: Astrid lo tenía todo. “Fue amor a primera vista. Era ella o nadie ”, describió Leopoldo sus sentimientos a su hermana Marie José, quien más tarde se conocería como la Reina de Italia por 33 días. “Pero modesta y un poco tímida como era, Astrid evitaba cada tête-à-tête. Finalmente logré llevarla a caminar. Nunca olvidaré el largo y opresivo silencio de Astrid después de mi primera declaración de amor”.

Astrid, de 19 años en ese momento, se sorprendió de que el heredero del trono belga de cuatro años la eligiera a ella por encima de una de sus hermanas mayores. Ella pidió un día para considerar antes de decidir si compartir su vida con él. También lo encontró irresistible, le dijo a su mejor amiga. Pero ella tenía miedo del futuro. “¡Mírame bien! ¿Ya me ves como reina?” Posteriormente, Leopoldo viajaría regularmente a Estocolmo bajo el nombre de la chica de sus sueños. Al anunciar el compromiso, su madre, la reina Isabel, enfatizó: “Es un matrimonio de amor. No hubo negociación. ” Aunque era un excedente que Astrid tuviera un impresionante árbol genealógico. Ella era la sobrina de los reyes Gustavo V de Suecia, Christian X de Dinamarca y Haakon VII de Noruega y estaba estrechamente relacionada con la familia real británica.

Leopoldo y Astrid se casaron en Estocolmo el 4 de noviembre de 1926. Astrid llegó a la ciudad de Amberes (mi ciudad natal, por cierto, jajaja) en barco tres días después, para establecerse permanentemente en Bélgica. Leopoldo y miles de belgas entusiastas le dieron la bienvenida. Tan pronto como llegó a tierra, le dio a su nuevo esposo un abrazo tan intenso y romántico que la gente quedó aún más extasiada. La boda por la iglesia en Bruselas fue el 10 de noviembre. La belleza sueca fue extremadamente popular entre los belgas. Fue a mediados de la década de 1920, la era de las primeras estrellas de Hollywood. Astrid combinó la estética de una estrella de cine con la de una apariencia real tradicional. Además, ella era de mente abierta. “Ella no se complicaba la vida y no le importaba el protocolo A veces abrazaba a Leopoldo mientras podían verlos todos los que, como nosotros, no estaban acostumbrados a tales expresiones públicas de amor. Ella se reiría de su desaprobación”, dijo su cuñada Marie José.

Otra razón por la que era tan popular: como madre, Astrid también respiró una bocanada de aire fresco. Fue vista regularmente en los parques y calles de Bruselas con el cochecito de sus hijos. Mientras que en ese momento los hijos de la nobleza aún eran criados por institutrices, la gente creía que la reina Astrid se encargó de la educación de Josefina Carlota (apodada Joe) y Balduino. Pero esto no era 100% correcto, podría ser un poco una “fake news”. 

Después de la muerte del rey Alberto I en 1934 – ocurrida mientras escalaba una roca cerca de la ciudad de Namur – su hijo Leopoldo III se convirtió en rey y Astrid en reina de los belgas. Mostró caridad y organizó ayuda alimentaria y de vestimenta para luchar contra la pobreza. “Nuestras vidas han cambiado”, le dijo a un amigo. “Nada es lo que era. Pero nuestra vida familiar, la fuente de nuestra felicidad, nadie nos puede quitar eso”. Astrid dio a luz a su tercer hijo, Alberto, que lleva el nombre del desdichado rey, aunque lo llamó cariñosamente “Bébé”.

En agosto de 1935, la joven familia celebró unas vacaciones en los Dolomitas. Josefina Carlota y Balduino estaban allí, pero Alberto se quedó en casa con la niñera. Leopoldo III fue a escalar montañas, mientras que la menos deportiva Astrid se quedó en el campamento. “¿Entiendes lo terriblemente asustada que estoy a menudo de que algo le suceda a Leopoldo y que me dejen sola con los niños?”, le dijo Astrid a una amiga que había viajado, sabiendo cómo su suegro había muerto. año anterior. “Y Annetje, tampoco tienes idea de cuánto miedo tengo a veces de morir. Eso sería aún peor para los niños y tan terrible para Leopoldo”. ¿Quién sabía entonces qué pasaría once días después? Leopoldo y Astrid habían enviado a sus dos hijos mayores a casa en tren. Al final de sus vacaciones se encontrarían con algunos amigos con quienes jugarían al golf. Ese dramático 29 de agosto estaban a solo quince minutos en coche, y las cosas salieron mal en Küssnacht.

Después de 85 años, lo que sucedió, por qué el automóvil se estrelló, cómo murió Astrid, son cosas que aún no se han aclarado. Según una versión, Astrid habría señalado el Monte Rigi, lo que habría distraído a Leopoldo. Otro escenario dice que abrió un mapa y sugirió una ruta. Él observó y dejó de prestar atención al camino. Según el informe policial, el rey conducía a 50 kilómetros por hora, pero en realidad habría presionado más el acelerador.

En un tren, que transportaba el ataúd con los restos de Astrid, regresó el luto Leopoldo a Bélgica. En su casa en Laeken, tuvo que llevar las noticias desgarradoras a sus hijos. Pero no pudo soportarlo y le pidió a una dama de honor que se lo dijera. “Tu madre se fue. Durante mucho tiempo, para siempre”. Josefina Carlota y Balduino lloraron, pero Alberto era demasiado joven para darse cuenta de lo que estaba pasando. El día del funeral, el viudo Leopoldo III caminó la procesión que iba desde el palacio hasta la catedral de Bruselas. Cabeza inclinada hacia el piso, brazo herido y vendaje en la cara. Unos metros después de él iba el padre de Astrid, el príncipe Carl de Suecia. El dolor de Leopoldo III era insondable y nunca desaparecería. El país también estaba de luto por segunda vez en un año y medio, después de la impactante muerte del rey Alberto I, en febrero de 1934.

P: Se sabe que la figura de Astrid ocupa un lugar importante en la memoria de la familia real, ¿qué huellas dejó su figura en la sociedad belga?

R: La princesa Astrid, la hermana del rey Felipe, nacida en 1962, como la primera (y única) hija del rey Alberto y la reina Paola, lleva el nombre de la reina Astrid. Ese es el primer recuerdo. Su nombre está vinculado a varias calles y bulevares en Bélgica, a hospitales (el Hospital Militar Reina Astrid, por ejemplo), esculturas conmemorativas y monumentos, así que los belgas son recordados varias veces por su cuarta reina. Creo que ella cambió especialmente la imagen de la monarquía belga. Ella fue la cuarta reina en la historia, pero la primera que fue tan popular. Su suegra, la reina Isabel, una alemana casada con el rey Alberto I, fue la primera reina “independiente”, que tenía su propia agenda e intereses, por ejemplo, arte y música clásica. El famoso concurso de música Reina Elisabeth, una de las los más importantes del mundo, lleva su nombre. Pero la diferencia con la reina Astrid es: Astrid era la “reina de los corazones”. Estaba cerca de la gente “normal”. Su fuerza era ciertamente su simple apariencia.

Estableció una verdadera campaña de relaciones públicas con su esposo para aparecer como una familia muy común cuando la crisis económica condujo al desempleo en todas partes. Luego se fotografió con un carruaje de niños en la calle, vestida de la forma más sencilla posible. En realidad no era así. Como reina, no tenía una vida ordinaria en absoluto, con Leopoldo a menudo pasaba meses en el extranjero. Nadie duda de que a Astrid le gustaban sus hijos, pero los historiadores creen que ella misma crió a Josefina-Carlota, Balduino y Alberto por sí misma. Por eso usé la expresión “fake news” en mi primera respuesta. Como todas las familias ricas, ella tenía niñeras, gobernantas e institutrices.

Además, ¿notaste las imágenes del discurso del rey Felipe en el Día Nacional? Fue grabado en su oficina en el palacio real de Bruselas. Y en el fondo, es prominente en la imagen, puedes ver una gran pintura de la reina Astrid. También recuerdo que, en 2015, el rey Felipe y su hijo Gabriël asistieron a una conmemoración de la reina Astrid, en Kussnacht. Colocaron flores en el lugar donde Astrid murió. También se celebró una misa al aire libre en la capilla que se construyó allí en memoria de ella. A orillas del lago de Lucerna, el lugar del accidente todavía está marcado con una cruz en el césped. Un poco más lejos se encuentra una capilla que el rey Leopoldo III había construido en memoria de su primera esposa. El municipio de Küssnacht donó la tierra para esto.

El rey Alberto II, el único sobreviviente de la familia (su hermana y su hermano han muerto), ha conmemorado a su madre varias veces. Astrid está enterrada en una tumba en la cripta real de Laeken junto a su esposo y la segunda esposa de éste, Lilian. Por cierto: ¿notaste el parecido entre la reina Astrid y la princesa heredera Isabel, la hija mayor del rey Felipe y la reina Mathilde? ¿Y entre Astrid y Delphine Boël?

P: ¿Qué me puedes decir sobre el impacto que tuvo su muerte en sus hijos y sobre lo que sucedería más tarde con Leopold III?

R: Los años posteriores a la muerte de la reina Astrid pasaron, y el rey Leopoldo II se sintió constantemente consternado por la muerte de su esposa. Sintió la soledad. “Leopoldo no puede vivir sin una esposa”, declaró su madre, la reina viuda Isabel. Entonces, comenzó la Segunda Guerra Mundial. Leopoldo III fue popular porque se quedó en Bélgica. La gente a la que seguía siendo leal, lo amaba. La percepción pública cambió al año siguiente, cuando el cardenal leyó una carta en todas las iglesias y resultó que se había casado en secreto con Lilian Baels, una niñera, que también estaba embarazada. El matrimonio fue un shock. ¿No era Leopoldo el viudo afligido, que todavía estaba procesando la muerte de la reina Astrid? ¿Por qué dejó que su felicidad personal prevaleciera sobre los intereses nacionales? ¿No podría haber mantenido mejor su atención en los asuntos de la guerra? Sin embargo, los hijos de Leopoldo III, Balduino y Alberto, se encariñaron con su madrastra. Alberto declaró hace unos años: “Cuando los niños son muy pequeños, niños pequeños, son muy felices con una mujer en sus vidas”. A menudo se sentaba en el regazo de Lilian, recibía abrazos y ella lo consolaba. Balduino también tenía una buena relación con ella, quizás incluso demasiado bien, según ciertas fuentes. Él ciertamente la llamó “la mujer que trajo de vuelta la risa después de la muerte de mi madre”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Leopoldo y su familia vivieron en Alemania y Austria. Cuando terminó la guerra, Leopoldo pensó que pronto podría regresar a Bélgica, pero esto fue imposible. Entonces se mudaron a Suiza. En 1950, se organizó un referéndum en Bélgica sobre el regreso del rey Leopoldo y una de las razones fue su controvertido matrimonio con Lilian. El país estaba cerca de una guerra civil. Y al final, Leopoldo decidió abdicar y ceder el poder a su hijo Balduino de 19 años.  Leopoldo III y su segunda esposa, Lilian, tuvieron tres hijos. Los belgas nunca aceptarían completamente a Lilian. Como dijo su hija Esmeralda: “Mamá tuvo la mala suerte de ir tras Astrid, una reina que era adorada por la gente. Siempre ha sido acusada de ocupar el lugar de esa querida princesa, y eso fue muy injusto ”. El rey Alberto también extrañaría a su madre por el resto de su vida. Tanto es así que hizo más difícil su matrimonio con Paola. La italiana, que perdió a su padre cuando era niña, dijo: “Buscaba a alguien que fuera fuerte y que me protegiera. Buscaba una figura materna. Ese fue el problema al comienzo de nuestra relación. Ahora estamos bien juntos”. Leopoldo III murió en 1983.

P: Astrid ha sido comparada a menudo con Diana, Princesa de Gales, como un epítome de la elegancia y bondad de su tiempo. ¿Puedes trazar un paralelo, más allá de su trágico final?

R: Hasta el día de hoy, la difunta reina Astrid todavía tiene admiradores. Es el trágico destino de una princesa de cuento de hadas y una joven madre que murió en un accidente de tráfico a una edad demasiado joven. Su padre escribiría en sus memorias: “Ella no estaba destinada a quedarse en este mundo por mucho tiempo, era demasiado buena para eso”. Las mismas emociones se reflejaron más tarde en Grace Kelly, la princesa Grace de Mónaco y la princesa Diana.