“La ausencia de Juan Carlos I, la distancia, tal vez destensará algo las presiones sobre la Casa Real”


El periodista español José Apezarena, editor del diario web El Confidencial Digital, cree que el “exilio” del rey Juan Carlos podría ayudar a “destensar algo las presiones sobre la Casa Real”. La partida del exmonarca “ha sido consensuada entre el Gobierno y la Casa Real”, pero “desde hace algún tiempo desde el Gobierno se estaban lanzando mensajes públicos a La Zarzuela pidiendo que ‘hiciera algo'”. “Esa presión mediática, promovida por el Gobierno, es la que ha movido a La Zarzuela al gesto de esa salida ‘voluntaria’ de don Juan Carlos, abandonando el país. Su ausencia, la distancia, tal vez destensará algo las presiones sobre la Casa Real. Al menos las presiones desde el Gobierno porque La Zarzuela ya ha ‘hecho algo'”, ha dicho Apezarena en #ConversacionesConCS.

– ¿Cabe esperar que el rey emérito sea imputado y eventualmente enjuiciado, en caso de comprobarse las acusaciones? ¿Existe algún impedimento constitucional para que ello suceda?

La Constitución Española establece la inviolabilidad del monarca, y por tanto no es viable ninguna acción judicial contra él, al menos por hechos que ocurrieron hasta 2014, que fue cuando abdicó. A partir de esa fecha tiene privilegio de aforamiento, es decir, que para proceder contra él hace falta la aprobación del Tribunal Supremo. Son muchos los juristas que consideran que al final no habrá imputación, ni por tanto juicio. Pero no se trata de una opinión unánime.

-Si la salida del rey emérito al extranjero no cambia las cosas en el sentido judicial, y el interés público y mediático sobre esto parece que será aún mayor desde ahora, ¿por qué el gobierno y la casa real apoyaron esta decisión?

La decisión ha sido consensuada entre el Gobierno y la Casa Real. Pero hay que recordar que, desde hace algún tiempo, desde el Gobierno se estaban lanzando mensajes públicos a La Zarzuela pidiendo que “hiciera algo”. Esa presión mediática, promovida por el Gobierno, es la que ha movido a La Zarzuela al gesto de esa salida “voluntaria” de don Juan Carlos, abandonando el país. Su ausencia, la distancia, tal vez destensará algo las presiones sobre la Casa Real. Al menos las presiones desde el Gobierno porque La Zarzuela ya ha “hecho algo”.

-Conociéndolo tan bien ¿qué balance hace sobre la conducta del rey Felipe con respecto a los problemas que tuvo su padre en los últimos años y cómo afectan estos problemas a la imagen pública de la monarquía?

Felipe VI está más que orgulloso del papel desempeñado por su padre en la construcción de un país democrático como es ahora España. Lo conoce bien y lo valora. Pero, a la vez, es consciente de que algunos comportamientos de don Juan Carlos no favorecen a la monarquía, e incluso pueden representar un peligro. Si don Felipe tuviera que elegir un día entre la institución, es decir, la preservación de la monarquía, y su padre, optaría sin dudar por lo primero. De alguna manera ya hizo algo parecido cuando su hermana la infanta Cristina se vio imputada en el “caso Nóos”: cortó radicalmente con ella.

-De momento no hay confirmación sobre el paradero del rey emérito, pero se sospecha que se habría instalado en Cascais, ¿qué tiene de especial este lugar para don Juan Carlos?

Portugal tiene para don Juan Carlos algunas ventajas. Una, la proximidad a España. Ya ha dejado claro que, si se produjera cualquier petición judicial, se presentará sin problemas. Otra, que es un país donde la monarquía española mantiene un buen cartel. Otra más, que allí residen algunas familias amigas, que le pueden acoger de buen grado, porque ya se portaron muy bien con la Familia Real española cuanto tuvo que vivir en el exilio de Estoril, una población limítrofe con Cascais. Don Juan Carlos vivió en Estoril, en “Villa Giralda”, hasta los diez años, cuando marchó a España para estudiar, y volvía allí todos los veranos y episodios vacacionales.

Especial agradecimiento a José Apezarena, editor de El Confidencial Digital y autor de la biografía sobre Felipe de Borbón “El Príncipe” (2001).