La capilla donde se casó la reina Victoria hace 180 años: escenario de la boda de la princesa Beatriz de York


La Capilla Real de St. James es un lugar lleno de historia, y casualmente es donde la futura novia fue bautizada en 1988.

Por S.C.

La casa real británica anunció que la boda de la princesa Beatriz, hija del duque de York y nieta de la reina Isabel II, se celebrará en la Capilla Real del Palacio de St. James, Londres, el próximo 29 de mayo. La princesa, de 36 años, contraerá matrimonio con el empresario inmobiliario italiano Edoardo Mapelli Mozzi en una ceremonia que promete ser discreta y austera, aunque contará con la presencia de la mayor parte de la familia real. La reina Isabel II, que ofrecerá un banquete nupcial en el palacio de Buckingham, pretende que esta boda sea la celebración que una a la familia real frente a los problemas que ha atravesado recientemente.

‘Su Majestad la Reina ha dado amablemente permiso para que la ceremonia tenga lugar en la Capilla Real del Palacio de St James. La ceremonia será seguida por una recepción privada, ofrecida por La Reina, en los jardines del Palacio de Buckingham”, dijo el comunicado de la casa real. Según el periodista Robert Jobson, el lugar de la boda de la princesa Beatriz “proporcionará una ocasión familiar íntima” para ayudar con los problemas que rodean al padre de la novia, el príncipe Andrés, en el ojo de la tormenta por haberse relacionado con el multimillonario acusado de pedofilia y abusos sexuales Jeffrey Epstein, quien se suicidó en la cárcel el año pasado.

Boda de Victoria y Alberto (1840)
Boda de los duques de York (1893)

La capilla es el sitio donde la reina Victoria (1837-1901) se casó con el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo el 10 de febrero de 1840. Luego, siguiendo una tradición claramente establecida por sus padres, la reina Victoria y la hija mayor de Alberto, la princesa Victoria se casó con el príncipe Federico Guillermo de Prusia, más tarde el emperador alemán Federico III, en 1858. En este mismo templo tuvo lugar la boda del duque de York y la princesa Victoria María de Teck en 1893. En décadas posteriores, los duques se convertirían en el rey Jorge V y la reina María, abuelos de Isabel II. Jobson agregó: “La Capilla Real es una elección importante, y no se está degradando a Beatriz. Después de todo, era el lugar para la boda de una Reina, y no cualquier Reina: Victoria”.

La capilla se encuentra ubicada en el interior del palacio de St. James, que fue residencia oficial de los monarcas ingleses hasta el siglo XVIII. Allí aún se celebran grandes acontecimientos cortesanos y el Consejo de Estado debería reunirse en el Salón del Trono el día posterior a la muerte de la reina Isabel para proclamar y tomar el juramento del futuro rey. Tanto la princesa Beatriz, nacida en 1988, como los príncipe Jorge y Luis (hijos de los duques de Cambridge) fueron bautizados en esta capilla, cercana a unos 500 metros del palacio de Buckingham. También allí fue velado el cadáver de la princesa Diana de Gales durante varios días antes de su funeral, en 1997. En los balcones cercanos a la capilla los heraldos de la Orden de la Jarretera acostumbran a anunciar las muertes de los reyes y el ascenso al trono de sus sucesores.

Con el permiso de la reina, la capilla todavía se usa para bautizos, bodas y funerales de miembros de la Casa Real, aunque la última boda real celebrada allí fue la de Lord Carisbrooke, nieto de la reina Victoria y hermano de la reina Victoria Eugenia de España. La existencia de una Capilla Real en sí se remonta a muchos siglos atrás y, originalmente, no era un edificio sino un establecimiento: un cuerpo de sacerdotes y cantantes para satisfacer las necesidades espirituales del rey. Durante los tiempos de los Tudor, la Capilla seguía al rey por todo el país a cualquier palacio o gran casa que estuviera a favor en ese momento, pero desde que el Palacio de Whitehall se incendió a fines del siglo XVII, la Capilla Real se basó exclusivamente en el Palacio de St James.

Fue construida por Enrique VIII después de su cuarto matrimonio de corta duración con Ana de Cleves, y se cree que el corazón de su hija, la reina María I, está enterrado debajo de los puestos del coro. La capilla también fue donde Isabel I recitó sus oraciones por la defensa del reino contra la amenaza de la Armada española en 1588. Al final de la Guerra Civil, Carlos I también recibió el Sacramento de la Sagrada Comunión en la Capilla Real en el Palacio de St. James antes de su ejecución en Whitehall en 1649. Se hicieron varios cambios al edificio en 1836, con la adición de galerías laterales y un nuevo techo para que coincida con las cifras originales de 1540. En su interior, han actuado notables compositores y organistas, como Thomas Tallis, William Byrd, Orlando Gibbons y Henry Purcell, que vivían en una suite dentro del Palacio.

Uno de los organistas y compositores más notables de la Capilla fue George Frederick Handel, quien fue designado por el rey Jorge II como “Compositor de Música de la Capilla Real de Su Majestad” en 1723 para permitir que el compositor, aún ciudadano alemán, contribuyera al desarrollo musical de la Capilla Real sin ser miembro de ella. Allí Handel compuso el gran himno “Zadok the Priest” que se entona en todas las coronaciones desde 1727. La cercana Capilla de la Reina fue construida por James I para la novia católica de su hijo, más tarde Carlos I, y diseñada por Inigo Jones.